“Somos libres de elegir”: opresión femenina en Disobedience, de Sebastián Lelio

Disobedience (2017), basada en la novela homónima de Naomi Alderman, muestra a dos mujeres que “desobedecen” las reglas que su comunidad judía ortodoxa impone. Si bien en la película hay varios temas importantes como la homosexualidad, el duelo o la relación padre e hija, un tema que llama la atención es la opresión de la mujer en una comunidad patriarcal y dominante.[1] En Disobedience, Ronit (Rachel Weisz) y Esti (Rachel McAdams), las protagonistas, son ejemplos de representación de mujeres judías que rompen la norma, o bien, tratan de romper el estereotipo en el que son encasilladas; es decir, el prejuicio de que la mujer tiene que casarse y tener hijos, además de servir al esposo.
La película del chileno Sebastián Lelio, empieza con una escena dentro de la sinagoga, en la que se ve al Rabino Kruschka (Anton Lesser) dando un sermón, pero, también se ve cómo los hombres son separados de las mujeres; éstas sentadas en la parte de arriba, mientras que ellos, abajo, rezan.[2] Es a raíz de que el Rabino (y padre de Ronit) fallece que la protagonista regresa a Londres y se reencuentra con sus amigos de la infancia: Dovid (Alessandro Nivola), discípulo e hijo espiritual del Rabino Kruschka, y Esti, que ahora es esposa del primero.

desob2
© Sony Pictures

El regreso de Ronit a la comunidad religiosa presenta un problema o una incomodidad, debido a que el ahora occiso la negó ante la congregación judía por ser mujer y su única heredera; lo que es evidente cuando, al entrar a casa de Dovid durante el velorio del padre (el Rabino), las tomas se enfocan en las expresiones de las personas que ven a Ronit con incredulidad. El rechazo a la protagonista se debe a que ella abandona al padre y sus estrictas reglas religiosas, y se muda a Nueva York para ser fotógrafa profesional. Para la comunidad es mal visto que una mujer – Ronit – no haya cuidado a su padre de la enfermedad que acabó por matarlo; lo cual su tío Moshe le reclama varias veces durante la película. De igual manera, la protagonista no cumple con los modelos establecidos para la mujer en la comunidad religiosa; es decir, las mujeres llevan pelucas y están bien cubiertas, además de ser subyugadas por el marido o la figura patriarcal. Esto se puede ver de forma más clara en la escena en la que Ronit es invitada por Dovid y Esti a celebrar el Sabbath con familiares y amigos, entre ellos el tío de la protagonista. En ese momento, después de que Ronit dice que no quiere tener hijos, Rebbetzin Goldfarb, amiga del tío Moshe, cuestiona la vida de la protagonista:

GOLDFARB: ¿Y tú no estás casada? Debes de encontrar a alguien, Ronit. No es divertido hacerse mayor sola.
RONIT: No estoy realmente sola, tengo amigos maravillosos.
GOLDFARB: Bueno, esperemos que te diviertas, pero eso pasará. Pero estar casada… Bueno, esa es la manera en la que debe de ser.
RONIT: ¿Es la manera en la que debe de ser? ¿O es sólo una obligación institucional?
TÍO: No, Ronit. Basta. Ahora mismo.
RONIT: Bueno, tío, digamos que me quedo aquí un año más. Yo estaría casada con quien sea y luego, después de 10 años en un matrimonio sin amor, me acabaría matando o por lo menos ese sería el sentimiento que tendría.

Éste es un prejuicio típico hacia la mujer. Para la sociedad es mal visto que ésta no esté casada o no tenga hijos porque ven la “soledad” como algo malo, o como si la mujer no pudiera estar completa sin cumplir las obligaciones institucionales (la religión, ya que está fundamentada en preceptos patriarcales opresores) y los prejuicios hacia la mujer judía en específico.

IMG_2228
© Sony Pictures

De la misma forma, en la escena del Sabbath, Goldfarb cuestiona la decisión de la protagonista por no haber conservado su apellido, a lo que su tía, apoyándola, dice que es algo normal entre los artistas. Es entonces que Esti rompe por primera vez ese silencio y pasividad que parecían caracterizarla, y firmemente dice: “Las mujeres cambian sus apellidos todos los días. Ellas toman el de su marido como suyo y su propia historia desaparece. ¿No es así?”; a lo que las figuras patriarcales, como el tío, no están de acuerdo. La escena es importante pues enfatiza esa “desobediencia” o rebeldía que caracteriza a Ronit y la razón por la cual es rechazada en la comunidad hebrea ortodoxa. Asimismo, cabe recalcar lo que dice Esti de los apellidos de las mujeres y sobre cómo es que desaparecen al tomar el del esposo.[3]

Por otro lado, Esti es otro personaje que se muestra oprimido por las figuras patriarcales de la comunidad. Al principio, Esti realiza las tareas que supuestamente le “tocan” como esposa (arreglar la cama de huéspedes o limpiar la cocina), mostrándose así pasiva y callada. Sin embargo, cuando ésta besa a Ronit en la casa del padre de la última, es cuando se revela de qué manera su identidad ha sido cancelada y oprimida:

ESTI: ¿Recuerdas lo que el Rav decía? Envejecerás sin familia, sin elección. Dovid es un buen chico. Tiene un corazón generoso y está loco por ti. Cásate con él.
RONIT: ¿Así que todo estaba bien cuando me fui?
ESTI: No. Estuve enferma.
RONIT: ¿Qué enfermedad?
ESTI: En mi cabeza. Rav temía por mí y si tenía que acostarme con un hombre, ¿por qué no con nuestro mejor amigo? Creo que… Creo que él sintió que el matrimonio me curaría.  No ha sido un desastre total.
RONIT: ¿Y eso te es suficiente? ¿Tienes que tener sexo todos los viernes?
ESTI: Se espera de mí.
RONIT: ¿Qué te sucedió, Esti?
ESTI: Nada. Tú me sucediste.

Aquí se ve cómo tratan la homosexualidad de Esti como una enfermedad, y cómo el Rav trató de reprimir su identidad sexual al casarla con Dovid. Esto es claro porque primero, el “tú me sucediste” deja entrever que de hecho Esti y Ronit tuvieron una cercanía de algún tipo. Luego también está el “tenía que acostarme con un hombre” que deja claro que, para la sociedad judía, era necesario que Esti tuviera sexo con un hombre para que, de cierto modo, en su pensamiento retrógrado, pudiera “curarse” de la homosexualidad como esa “enfermedad” a la cual aún muchos grupos sociales, como las religiones, le tienen miedo. Esti, sintiéndose perdida, sola y confundida por la situación en la que se encontraba, así como por la vida en la que creció, trata de “obedecer” las reglas establecidas por su comunidad. Es interesante, también, que la homosexualidad de Esti sí es clara: “-¿Sólo te gustan las mujeres? –Sí”; mientras que Ronit nunca define su sexualidad. Esto podría ser debido a que la película no busca la rotulación de orientaciones sexuales, sino que busca la liberación del individuo mediante la negación de las etiquetas que la sociedad busca otorgar a todo para la asimilación de conceptos o identidades.

Otro elemento importante es la represión sexual de Esti. Al principio de la película se muestra a la protagonista teniendo relaciones sexuales con Dovid conforme a la regla que establece la comunidad ortodoxa (tener relaciones sexuales todos los viernes). Por las expresiones de Esti se puede notar que no disfruta del acto, es decir, el gemido suena fingido y nunca ve directamente a Dovid, tiende mucho a voltear la mirada. Entonces, Esti tiene que fingir para complacer y “obedecer”. Es hasta que Esti tiene relaciones sexuales con Ronit que finalmente siente placer y llega al orgasmo. Las escenas de sexo son importantes porque no se muestran por puro morbo sino para enfatizar el acto sexual como una liberación de la opresión que la religión judía ortodoxa tiene hacia las protagonistas, tanto por el género como por su orientación sexual. El acto es aún más transgresor porque son mujeres y judías. De esta manera, Disobedience logra representar genuinamente la sexualidad femenina que muchas veces es fetichizada en las películas comerciales con el propósito de complacer al hombre.

desob8
© Sony Pictures

Al llegar al final de la película, Esti, a raíz de enterarse que está embarazada de Dovid, decide pedir su libertad ya que ella, por haber nacido en la comunidad ortodoxa, no tuvo opción de elegir muchas cosas sobre su vida pero sí quiere que su hijo sea libre de decidir. Es entonces que se ve una evolución de Dovid, ya que al principio se muestra como un esposo dominante y patriarcal, influenciado por la religión, que no quiere permitir que Esti sea libre como individuo. Sin embargo, en la ceremonia antes de ser electo como el nuevo Rabino, Dovid, en un discurso conmovedor, reconoce la existencia de Ronit, quien fue negada e ignorada por la comunidad como hija del Rabino. De igual manera, diciendo que “todos somos libres de elegir”, le da la libertad a Esti, viéndola directamente y diciendo: “eres libre”. Después, los tres amigos se abrazan, aceptándose, y Dovid deja a un lado las normas y leyes de su comunidad religiosa, las mismas que no dejaban que otra mujer, además de su esposa, pudiera tocarlo, lo que no permitía a Ronit abrazar a su amigo. De esa manera, Dovid también es un personaje que “desobedece” las reglas impuestas de la comunidad en la que creció. Por otra parte, si bien al final Esti es libre, una mujer debería de poder tomar sus propias decisiones (como cualquier ser humano) sin tener que pedir o esperar el permiso de otras personas.

desob10
© Sony Pictures

La película refleja una realidad que sigue sucediendo: la opresión femenina y la lucha por la libertad, que no necesariamente sólo ocurre al pertenecer a una institución religiosa. No obstante, a pesar de que las mujeres en la comunidad se ven subyugadas, Ronit busca salirse de ese sistema opresor mudándose a Nueva York y construyendo su propia vida como sujeto autónomo. Esti, por otro lado, también busca el amor y el placer a través de Ronit y así encuentra el valor para ser libre y sincera consigo misma. Entonces, al final de la película, Ronit, Esti y Dovid crecen a través del amor y de la amistad que se tienen, y Esti encuentra la libertad que tanto trabajo le costó tener.

En la vida cotidiana hallamos los temas tratados en la película y como mujeres nos podemos identificar con la opresión y los prejuicios que se nos imponen. Vale la pena mencionar que pertenecer a una comunidad religiosa no es malo, siempre y cuando sea tu decisión propia; pero no deberíamos permitir que nuestra identidad sea cancelada. Al final, todas somos libres de elegir cómo vivir nuestra vida

desob12
© Sony Pictures

Notas:

[1] En La antología del pensamiento feminista nuestroamericano, se explica que: “la opresión de la mujer está determinada por lo social y no por lo biológico. Y el actuar sobre esta base es lo que nos permite apropiarnos de nuestros cuerpos, alcanzar un control con las escogencias sociales que nos conciernen y, por supuesto, alcanzar un control de las instituciones de la sociedad que actualmente condicionan estas escogencias” (Machado 43).

[2] Esto es porque en la religión judía ortodoxa se considera que la mujer está más cerca de Dios. Los hombres tienen que hacer un esfuerzo espiritual mucho más grande al momento de la plegaria para no distraerse y solamente concentrarse en Dios; mientras que las mujeres tienen una facilidad espiritual para estar conectadas con Dios todo el tiempo. Sin embargo, considero importante que la película comience con esa escena, ya que Disobedience hace mucho énfasis en la diferencia entre hombres y mujeres.

[3]Sobre esto considero que debería de ser una decisión propia y no una impuesta. Chimamanda Ngozi Adichie, escritora y feminista nigeriana, dice que: “Hay quien dice: ‘Bueno, tu apellido también tiene que ver con el patriarcado porque es el apellido de tu padre.’ Pero la cuestión es simple: venga de mi padre o de mi madre, es el apellido que he tenido desde que nací, el nombre con el que he recorrido la vida, al que he atendido desde aquel primer día de guardería” (34).

Bibliografía:

Disobedience. Dir. Sebastián Lelio. Element Pictures. 2017.

Machado, Giovanna. “La mujer y la medicina (Resurrección de las brujas)”. La antología del pensamiento feminista nuestroamericano. Coord: Francesca Gargallo. Web.

Ngozi Adichie, Chimamanda. Querida Ijeawele: Cómo educar en el feminismo. Traducción: Cruz Rodríguez Juiz. Penguin Random House. 2017.

IMG_2231
© Sony Pictures

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s