Control y representación en “is your blood as red as this?” de Helen Oyeyemi (2015)

Por mucho tiempo se pensó que el arte podía representar la realidad. Después, el realismo fue incluso un poco más allá pues “más que una práctica estética [es] un sistema de creencias que se centra en la convicción de que la obra de arte no sólo es capaz de replicar el mundo ‘sensible’ … sino que tiene la responsabilidad de hacerlo” (Nicol 18). Entonces, lo ficcional y lo “real” comenzaron a mezclarse, y podemos ver esto en la literatura realista del siglo XVIII. Por otro lado, los textos modernos y posmodernos tomaron un camino que se oponía a la estética realista para señalar la artificialidad del mundo creado por el discurso. La teoría posmodernista ha resaltado la imprecisión, o la imperfección, de todos los discursos. Podemos pensar en muchos ejemplos de representación y apropiación cultural en la que un grupo privilegiado habla por alguien que no tiene voz propia. En muchas ocasiones la literatura ha fallado en su intento de representar de forma adecuada a comunidades e individuos que han sido aislados o dominados por otros y creo que textos como “is your blood as red as this?” de Helen Oyeyemi enuncia este problema. El cuento cuestiona las nociones de representación y  poder al difuminar la línea que diferencia al títere y al titiritero para resaltar los problemas de ejercer control sobre otros.

La primera parte de esta historia se centra en la jerarquía de los personajes humanos y las dinámicas de poder entre ellos. Radha Chaudhry cuenta la historia de cómo actúa para impresionar a Myrna Semyonova, la hija del director de la escuela de títeres. Cuando hablo de actuar, me refiero a lo que Judith Butler expone sobre los “actos performativos como formas del lenguaje autoritativo, la mayoría de los performativos son declaraciones que, al pronunciarse, también representan una cierta acción y ejercen un poder que ata” (225). De esta forma, Radha actúa como alguien que tiene la confianza suficiente para acercarse a Myrna: “Mientras que lo que tú veías en mí—creo que viste a una niña en un vestido gris mirándote embobada como si fueras el significado de la vida” (Oyeyemi 102). A pesar de pensar en Myrna como objeto de deseo, Radha la posiciona por encima de ella en la relación. Con el afán de ser alguien que pueda interesar a Myrna y estar en una posición de igualdad, Radha utiliza el lenguaje para atraer su atención, un lenguaje que Myrna no conoce: “el libro que tenía era una novela escrita por mi bisabuelo, un texto que tú no podías leer” (Oyeyemi 104-105). A partir de ese momento su habilidad de traducir un texto es el acto que Radha utiliza para obtener lo que desea, sin embargo, el objeto de deseo sigue en control pues el interés depende de Myrna.

Desde el inicio la historia señala relaciones de poder entre los personajes humanos que parecen estar claramente establecidas, pero hay otro plano en la historia en la cual el tema del control y el poder es esencial: los títeres y la escuela de titiriteros. Myrna, al cursar su último año, es una experta en el arte de los títeres, una maestra en controlar a otro ser y a una audiencia. En este espacio, el espectáculo parece estar a merced del titiritero, pero es el títere quien actúa:

 

is your blood as red as this? Oyeyemi 1
Escribir una leyenda

En una representación el efecto es asombroso, pero la ilusión del momento es una cuestión de poder; el poder que el títere le da al titiritero para impresionar a una audiencia es posible gracias al control que se ejerce sobre estas criaturas, ¿quién tiene el control realmente? Myra maneja a los títeres con gran facilidad e incluso hace que la audiencia olvide por momentos que todo es un acto, sin embargo, a los ojos de Radha es el títere el que genera la ilusión.

Al momento que Radha observa las representaciones los títeres se vuelven un tema central en la historia como criaturas que simulan movimientos y lenguaje humano, pero nunca son realmente humanos. La similitud de los títeres con criaturas reales hace que Radha se sienta incómoda mientras describe a su nuevo títere: “la precisión de la partición [de su cabello] me hacía sentir incómoda; de alguna forma era demasiado humano y al mismo tiempo exponía su estado como no-humano” (Oyeyemi 109). Al ser la narradora de la primera parte de la historia la percepción de Radha impone un tono siniestro que permea todo el relato y se centra en los títeres.

is your blood as red as this? Oyeyemi 2

Radha puede ver como el control de un títere es una forma de invadir su ser y transformarlos en un cascarón vacío.

Aunque Radha nota que no todos los títeres son fáciles de controlar. El títere de Tyche, por ejemplo, no responde a los deseos de su dueña: “la primera vez que la tomé dije algo que no había dicho nunca … hasta ahora ella sólo hace una pregunta, pero espero aprender cómo hacer que pregunte otra” (Oyeyemi 111). Tyche habla sobre aprender cómo  enseñarle algo a su títere, en este caso parece ser que los roles están invertidos pues el titiritero no está en control de su títere, y éste pregunta “probablemente una de las preguntas más personales que se podrían hacer … ¿es tu sangre tan roja como ésta?” (Oyeyemi 111). Es entonces que la historia enfatiza el aspecto tan siniestro de los títeres, pues a pesar de que Radha contesta con su títere de guante, la pregunta seguía repitiéndose una y otra vez. Ya que no puede dar una respuesta satisfactoria por medio del títere, comienza a pensar en mostrar su propia sangre como una respuesta: “podría pincharme el dedo con mi broche, y entonces podríamos ver” (Oyeyemi 112). Hacerse daño a sí misma para contestar la siniestra pregunta del títere comienza a desestabilizar la dinámica de poder que parecía muy clara en un inicio.

Otra forma en la que está dinámica se cuestiona es cuando el títere de Radha se niega a cooperar para su presentación, “no voy a poder hacer este trabajo para ti, mi propio títere me dijo” (Oyeyemi 112). La noción de sólo poder actuar por medio de alguien más es un problema central cuando la historia introduce a Gepetta como un títere “encantado” (Oyeyemi 115), pues lo único que pide es que alguien cuente su historia. El que necesite de alguien para hablar tiene que ver con la diferencia entre ser un sujeto y objeto que el cuento resalta constantemente con las figuras de títeres y titiriteros. Si te ayudo ahora, tú debes ayudarme después … simplemente traduce lo que te digo. Voy a hablar: no te preocupes por el control, yo igualaré tu postura, se verá mejor” (Oyeyemi 116). Al aclarar que ella será quien hable y controle los movimientos Gepetta adquiere mayor agencia que Radha, quien se supone debe supervisar el espectáculo. De esta forma un objeto sin voz se vuelve el sujeto que hará su propia representación.

Al contar su propia historia Gepetta enuncia que en cada acto de creación hay paralelamente uno de destrucción:

is your blood as red as this? Oyeyemi 3

La historia de Gepetta crea un paralelo con lo que Radha hacía con el libro sin traducción, creaba significado destruyendo la intención de escribirlo en un idioma que no quería traducción por complacer a Myrna, “los huesos del libro se rompieron” (Oyeyemi 110). Al degradar su cuerpo humano y convertirse en títere, Gepetta evita morir, pero a cambio pierde su voz y la habilidad de representarse a sí misma. Al dejar atrás su propia performatividad, se transforma en un objeto, ya no tiene el estatus de un sujeto. Esto hasta que Radha transmite su historia; entonces Gepetta se vuelve narradora y la perspectiva de la historia cambia. Sin embargo, al ser un personaje liminal puede acercarse tanto a los personajes que son más humanos que títeres y viceversa.

Figuras como Gepetta y posteriormente Rowan, un títere que poco a poco se vuelve más humano, desestabilizan los límites entre humanos y títeres, entre títeres y titiriteros. Al contrario que Gepetta, Rowan “fue construido en escala humana” (Oyeyemi 127). Es un títere que parece humano más que nadie, pero no lo es: “no importa que tan suave aparente ser su piel, es completamente de madera, y no se sabe exactamente qué le da vida—no hay reloj alguno sonando en su pecho” (Oyeyemi 128). La caracterización de Rowan es la más siniestra de todas, pues es una representación del arte mimético: imita y presenta una realidad falsa y ambigua. Es curioso que cada personaje lo perciba diferente: “Rowan es masculino para mí … Es femenino para Myrna. Para Radha y Gustav es tanto masculino como femenino. Quizá lo leíamos bajo la luz de lo que nos atrae; quizá en realidad era arbitrario” (Oyeyemi 128). Con este comentario Gepetta señala que de forma subconsciente cada uno decide cómo es lo real.

La historia habla de títeres que necesitan humanos para existir de forma normal, títeres que necesitan de humanos para hacerse notar, y algunos seres que aparentan ser lo que no son. Todo esto gira en un círculo de dinámicas de poder que cambia y se modifica de manera constante. El poder y el control son claves para representar a otros y representarse a uno mismo. De forma bastante siniestra, la historia de Oyeyemi trata lo horrible que es controlar a otros y cómo este control no es absoluto, ¿qué sucede cuando alguien se rebela, cuando los papeles se invierten? Al usar títeres podemos hablar de cualquier individuo que ha sido tratado como objeto, cualquiera que ha sido doblegado y hasta cierto punto eclipsado por otros. La representación debería crearse con la auto-performatividad, pues nadie debería hablar ni actuar por alguien más, en especial por aquellos que han sido marcados por la otredad.

 

Obras Citadas

Botting, Fred. Gothic (The New Critical Idiom). London and New York: Routledge, 1996. Print.

Butler, Judith. Bodies That Matter: On the Discursive Limits of “Sex”. London and New York: Routledge, 1993. Print.

Nicol, Bran. The Cambridge Introduction to Postmodern Fiction. Cambridge and New York: Cambridge UP, 2009. Print.

Oyeyemi, Helen. “is your blood as red as this?”. what is not yours is not yours. New York: Riverhead Books, 2016. 95 – 151. Print.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s