[Especial] Game of Thrones S08E01: “Winterfell”

Este año ha resultado ser uno de los más importantes de la última década en materia de entretenimiento masivo audiovisual. No sólo representa el fin del primer ciclo de Marvel, que se viene construyendo desde hace diez años, sino que por fin verá el termino de la saga Skywalker con el episodio IX de Star Wars enigmáticamente titulado “The Rise of Skywalker”. Sumado a esto, en unas semanas tendremos el final de la serie Game of Thrones, que desde 2011 ha maravillado, intrigado y horrorizado a una audiencia cada vez más grande y que durante la séptima temporada alcanzó el reino de los 10 millones de espectadores. Por ello, durante estas seis semanas le dedicaremos una entrada a cada capítulo para comentarlo brevemente y, por supuesto, prolongar el placer de sumergirnos en el Westeros televisivo por última vez.

Este 14 de abril pudimos disfrutar el primer capítulo de la última temporada que, además de introducir nuevos conflictos en Westeros y desarrollar otros pendientes, contestó preguntas que propuso la temporada anterior. En lo personal, me parece que funciona muy bien como episodio introductorio (los que esperaban desde el capítulo 1 batallas increíbles y muertes importantes, claramente no pusieron atención las otras 7 temporadas). Aunque regularmente me gusta recurrir al tema de la nostalgia y la memoria para hablar de finales y retrospectivas, me parece que el episodio “Winterfell” no mira al pasado con añoranza, pero sí con reconocimiento, incluso con respeto, puesto que muchas escenas del episodio 1 de la temporada 8 de Game of Thrones hacen referencia a escenas similares en el primer capítulo de la serie, titulado “Winter is coming”. El día de hoy hablaré sólo de algunas de estas similitudes y de su relevancia en término de cambio: papeles invertidos, ausencias y memorias.

a) La llegada de la realeza

vlcsnap-2019-04-15-19h25m38s166
S1E1 “Winter is coming” ©HBO

En el primer episodio de la serie vemos a los siete miembros de la familia Stark ergidos con orgullo mientras esperan al Rey Robert. Las tres figuras que más destacan son precisamente las de Catelyn, Ned y Rob, quienes ahora están muertos, mientras que los tres más lejanos son los que siguen vivos. Jon Snow, por su parte, al ser un miembro secundario de la familia (creído bastardo por la mayoría) ni siquiera se alcanza a ver. La jerarquía familiar está establecida claramente.

vlcsnap-2019-04-15-20h15m06s734
S8E1 “Winterfell” ©HBO

La temporada 8 también inicia con la llegada de la realeza, pero en esta ocasión está representada por Danaerys y por Jon, precisamente. Si el primer cuadro ignora a Jon, el segundo lo muestra en primer plano, imponente, puesto que ha pasado de ser el bastardo de los Stark al legítimo heredero al trono de los Siete Reinos. Por otra parte, el remanente de la familia Stark se ve achicado no sólo en contraste con Jon sino por la ausencia de sus miembros. Arya está fuera de la escena familiar, mientras que Bran se halla confinado a su silla de ruedas. La única que mantiene su postura inicial es Sansa, aunque ha cambiado sus vestiduras blancas (que denotaban inocencia) por unas similares a las que llevaban su padre y madre en aquella primera escena. El crecimiento de Sansa a lo largo de la serie ha sido ejemplar y ahora parece ser la digna sucesora tanto de Ned como de Catelyn de ser llamada “Lady Stark”.

b) La cripta

vlcsnap-2019-04-15-19h34m26s020
S1E1 “Winter is coming” ©HBO

En el primer episodio de la serie el Rey Robert Baratheon entra a las criptas de Winterfell para visitar la tumba de su amada Lyanna Stark, acompañado de su amigo y súbdito Ned. Es en presencia de la estatua de Lyanna que Robert le pide a Ned fungir como mano del Rey, cambiando así definitivamente el curso de su vida. Esta íntima escena establece la estrecha relación entre Robert y Ned, y enfatiza el honor de Ned, quien pone su deber como vasallo por sobre todo, dejando a su familia y su nombramiento para seguir la voluntad de su rey.

vlcsnap-2019-04-15-21h06m30s658
S8E1 “Winterfell” ©HBO

Por su parte, al inicio de la octava temporada, Jon ha dejado su corona para servir a Danaerys. En una escena similar, Jon baja visitar la tumba de Ned y se halla con su amigo (y súbdito) Sam. Luego de un abrazo afectuoso, Sam le devela a Jon la verdad que cambiará el curso de su vida definitivamente (creemos). Por supuesto, lo último que Ned le dice a Jon (en el episodio 2 de la serie) es que la próxima vez que lo vea le contará la verdad sobre su madre, y esta escena con Sam ocurre siempre en presencia de la estatua de Ned.

c) Bran, el voyeurista

Antes de perder la movilidad en las piernas y convertirse en el Cuervo de Tres Ojos, Bran Stark ya se dedicaba a escalar y a mirar. Durante todo el primer capítulo de la serie, Bran pasa la mayor parte de su tiempo siendo un testigo silencioso de las acciones que acontecen en Winterfell, si bien lo hacía desde una posición infantil e inocente. Al perder la movilidad (al final del primer capítulo), Bran pierde la “capacidad de mirar” y su viaje hacia el norte del muro es un intento de recuperar la vista.

vlcsnap-2019-04-15-20h25m36s270
S8E1 “Winterfell” ©HBO
vlcsnap-2019-04-15-21h14m06s069
S8E1 “Winterfell” ©HBO

El Bran de la octava temporada nos recuerda ese niño silencioso que se paseaba por las murallas y patios de Winterfell, mirándolo todo, pero esta vez ya no lo hace desde la inocencia, sino desde la experiencia. Los memes en torno a esto son divertidos, pero el personaje de Bran ha dejado de serlo: sabe demasiado, lo ha visto todo. La oscuridad de su semblante, circunspecto en todo tiempo, nos recuerda los horrores que ha vivido y, al mismo tiempo, los que pasarán en ese mundo sumido en el invierno y amenazado por la muerte. Es curioso que tanto Bran como Jon han vencido la muerte, si bien de maneras distintas, y los dos resultan ser más poderosos de lo que dejaba ver esa primer temporada.

d) El león blanco

vlcsnap-2019-04-15-19h28m27s210
S1E1 “Winter is coming” ©HBO

La llegada de Jaime Lannister a Winterfell en el primer capítulo lo presenta con claras actitudes heróicas: ergido y orgulloso, con armadura brillante y dorada, la mano en la espada, el rostro limpio y el cabello dorado como melena de león. Jaime es arrogante, territorial y utilitario y precisamente termina el episodio como el primer villano de la serie, al arrojar a Bran desde lo alto de la torre. Sin embargo, a lo largo de 7 temporadas Jaime cambia radicalmente, principalmente a partir de la pérdida de la mano con la que agarraba su espada: despojado de su principal habilidad, Jaime debe replantearse su identidad y sus valores.

vlcsnap-2019-04-15-21h13m55s910
S8E1 “Winterfell” ©HBO

En la octava temporada, la llegada de Jaime a Winterfell es mucho menos impresionante. Llega como una figura anónima, encapuchada y encorvada. Además, su semblante es mucho más oscuro (igual que su cabello) y la armadura dorada se ve intercambiada por un atuendo negro. Su presentación es mucho menos heroica y más humana, lo cual hace simpatizar con él más fácil. Su encuentro con un Bran en silla de ruedas, en el patio de Winterfell, es terrible precisamente por eso: es un recuerdo de la persona que era, pero que el espectador ha visto cambiar. Este Jaime es uno que, al ser sacado de su zona de confort, hemos visto crecer como persona y, sin embargo, lo vemos enfrentarse a sus errores del pasado.

Hay otros paralelismos entre este capítulo y el primero; por ejemplo, el símbolo dejado por los White Walkers bajo el cuerpo de un niño (en este caso el pequeño Lord Umber) o la presentación de Arya. Pero el primero ya fue comentado por la página de entretenimiento IGN (https://www.ign.com/articles/2019/04/15/game-of-thrones-white-walker-symbol-spiral-what-does-it-mean-umber-night-king) y el segundo por los propios creadores del show en un comentario sobre el episodio (https://www.youtube.com/watch?v=ha8Qsx6_OBw). Sin embargo, me parece que las similitudes entre las escenas aquí señaladas muestran claramente instancias de cambio en los personajes y en las dinámicas de poder que existen dentro del universo de Game of Thrones, todavía más evidentes debido a la distancia temporal entre ellas. Hace 8 años nadie (salvo los lectores del libro) esperaba muchas cosas de las que hoy vemos en la pantalla: mucho del placer que provoca la serie se desprende de esa sorpresa. A fin de cuentas, una de las cualidades de la ficción es la capacidad de sorprendernos, incluso cuando nos hallamos ante algo que pareciera ser familiar en un principio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s