Gone Girl (2012) de Gillian Flynn: expectativas, poder y villanía

En 2012, la cantautora galesa MARINA (en ese entonces conocida artísticamente como Marina and the Diamonds) presentó al público internacional su segundo álbum titulado Electra Heart. En esta producción, MARINA hace un comentario de los arquetipos y prejuicios con los que la sociedad significa a la figura femenina en la contemporaneidad. Dentro de los sencillos que lideraron el álbum, se encuentra la canción titulada “Power and Control”, cuyo coro menciona: “Women and men we are the same, / But love will always be a game. / We give and take a little more, / Eternal game of tug and war” [1]. Una búsqueda rápida del video en YouTube nos deja en claro que la canción hace referencia a las implicaciones de una relación amorosa como una relación de poder [2]. Teniendo en mente a Michel Foucault, todas las relaciones que entablamos ─sea cual sea su naturaleza― están conformadas como un sistema de “estira y afloja”, donde una parte siempre estará ejerciendo fuerza para hacer que la(s) otra(s) parte(s) salga(n) de su “centro” (o su eje); mientras que la parte que está siendo “jalada”, trata ―igualmente― de hacer que su(s) contraparte(s) pierda(n) terreno en la constante batalla que implica cualquier relación humana. Cada uno de los miembros en dicha relación trata de ser, al mismo tiempo, agente de “poder” para sí mismo y de “resistencia” hacia su contraparte. Foucault, en el volumen 1 de su Historia de la sexualidad menciona que:

Diapositiva1

¿Y qué pasa si juntamos una exacerbación en el concepto de Foucault sobre las relaciones de poder y lo mezclamos con el tipo de amor que menciona MARINA? Tenemos como resultado el tormentoso matrimonio representado en Gone Girl por la autora Gillian Flynn (o Perdida en español). Estoy seguro de que la historia la conocemos todos gracias a la asombrosa adaptación fílmica dirigida por David Fincher en 2014, y aunque el filme no dista mucho de versión literaria, la trama se podría resumir de la siguiente manera: chico pierde a la chica, chico conoce a la chica, chico obtiene a la chica de vuelta (o viceversa) [3]. El día de su quinto aniversario de bodas, regresando del bar que maneja, Nick Dunne se da cuenta que su esposa Amy Elliott Dunne ha desaparecido en lo que parece un asalto a su casa; mientras que Amy, por su parte, está “desapareciendo” de su vida marital debido a la infidelidad de Nick, maquinando todo un plan para poder vengarse de él y hacerle notar que ella tiene la mano ganadora en este juego de cartas. Originalmente, Amy busca incriminar a Nick por su potencial asesinato, pero mientras que su esposo busca librar las maquinaciones de Amy frente a los medios masivos, la “perdida” decide en su lugar regresar a los brazos de lo que parece ser un arrepentido y renovado Nick Dunne.

 

Pero al observar la forma en que se dieron los eventos, habiendo concluido con la lectura de la novela, es propicio considerar una única causa que detonó el exceso con el que Amy Elliot decidió cobrar venganza; y esta única causa ―me atreveré a decir― es el fallo en las expectativas que Amy colocó y creó en su matrimonio con Nicholas. El matrimonio, como una única aparente forma de cimentar la sociedad actual, es una relación de poder que potencialmente podría generar conflictos violentos entre las partes que lo conforman, justo como sucede entre los personajes principales dentro de la novela de Flynn. Lo que hace que la relación de Amy con Nick crezca tanto en resentimiento y deseo de venganza es la constante decepción que sufre ella tras el rompimiento de los ideales, expectativas y realidades que tanto Nicholas como Amy crearon dentro de la psique de la última. Cuando Amy nos da acceso a lo que ella tiene que decir sobre su desaparición en la segunda parte de la novela, cuando finalmente sabemos por qué ha desaparecido y por qué ha decidido hacer “sufrir” a Nick, entonces nos damos cuenta de que Amy puso mucho de su parte para enamorar a Nicholas. Ella menciona:    Diapositiva2

El intelecto de Amy sobrepasa por mucho el de Nick. Mientras que él se enfocaba en el exterior de la joven Amy, la autora de tests de personalidades ya sabía lo que él buscaba, lo que él buscaría en una mujer “ideal” para poder entablar una relación sexoafectiva. Las expectativas de Amy siempre han sido tan grandes como su personalidad se lo permitiera; pero, aunque Nick no fuera ni la primera ni la última víctima de sus ideales, un juicio moral se levanta cuando leemos la crónica de lo sucedido. ¿Hasta qué punto es válido lo que hace con Nick?

         Honestamente, a diferencia de lo que la gente en general pudiera pensar, no creo que Amy Elliott sea una “villana” [4]. En sí, sus motivos no son malos; lo que la hace desviarse de la normalidad son las acciones que toma, pero no así los motivos por los cuales decidió desaparecer e incriminar a su esposo. Son entendibles su dolor y las distancias que está dispuesta a recorrer por recobrar el matrimonio que alguna vez tuvo (finalmente: “Este hombre podría matarme”). Pero eso no la convierte en villana. ¿Por qué la búsqueda de la satisfacción y la realización de las expectativas propias la hacen convertirse en una “psycho”? Someramente hablando, la figura del villano es aquella cuyas acciones o motivos son importantes para la trama [5]. No está bien el control que ella quería tener sobre Nick, pero Nick tampoco tuvo a bien engañarla y mentirle en su cara si es que en realidad “la amaba”.  Dicen que es una villana o “temible” por lo que hace y por idear todo su plan de venganza; pero Nick fue el que rompió la promesa del matrimonio. Él es quien corrompe y menosprecia el trabajo que Amy puso a su relación, y nadie lo cuestiona a él o a su infidelidad. De repente, todo es culpa de Amy cuando ella sí se esforzó por su matrimonio y por Nick. La forma en que lo hizo es cuestionable, claro. Pero ¿una villana? La inteligencia de Amy fue lo que hizo que Nick se enamorara de ella, y él aceptó a los términos tácitos que estableció Amy. Pero como lo dice MARINA: “Give a little, get a lot. That’s just how you are in love.” No es una villana, pero sí, quizás, una antagonista; o más bien, un híbrido protagonista/antagonista. Entendiendo antagonista como aquella persona que trata de impedir el cumplimiento de un final prospero para la o el protagonista.

         Las expectativas por sí mismas no son malas, se convierten en ideales tóxicos cuando las creamos de manera patológica, muchas veces imposibles de realizar o de diferenciar entre un ideal válido y una necesidad que tenemos de que nuestra pareja se convierta exactamente en todo aquello que queremos o que nos gustaría que fuera. Nick fue tanto causante del declive emocional de Amy por haber creado un ideal de ella y por haber pensado que Amy no había cambiado por él o gracias a él. Y Amy también tuvo un problema al pensar que podría cambiar a Nick o que éste pudo haber estado en el mismo nivel intelectual que ella. Ninguno de los dos es perfecto: mientras que ella miente y mata literalmente, él ―por su parte― miente y mata figurativamente a Amy y a su matrimonio.

         Nick y Amy ofrecieron personalidades que no pudieron seguir manteniendo después del enamoramiento. El declive de la relación sucede precisamente por esta falta de honestidad por ambas partes. La sobresaturación de expectativas contamina la percepción de la realidad dentro de una relación. Uno no puede esperar a que la otra persona se dé cuenta de sus errores o de lo que está haciendo mal en una relación. Pero si ambas partes deciden intentar tener una relación, es importante el esfuerzo que ponen para entender a la otra persona (o personas).

 

Obras citadas:

Flynn, Gillian. Perdida. España: Roja y Negra, 2013. PDF.

Foucault, Michel. “Método”. Historia de la sexualidad I. La voluntad de saber. México: Siglo XXI, 1991. PDF.

 

Notas:

[1]“Hombres y mujeres somos iguales, pero el amor siempre será un juego. Damos y arrebatamos un poco más, un juego eterno de halar y guerra.” (Traducción propia)

[2] [MARINA]. (31 de mayo de 2012). MARINA AND THE DIAMONDS – POWER & CONTROL [Official Music Video] | ELECTRA HEART PART 6/11 [Video]. Fuente: https://youtu.be/o3Rp_0hoNTY

[3] Asemejando el formato de la partición de los capítulos en la novela.

[4] [Sage’s Rain]. (10 de octubre de 2017).  Gone Girl – Why I Love Amy Dunne. [Video]. Fuente: https://youtu.be/t8BAzlTqz6M 

[5] Oxford Dictionary of English

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s