Editorial XIV: Arte y ficción

¿Qué conlleva el proceso creativo que lo hace tan atractivo de observar?

O bueno, por lo menos para mí. Y se los pregunto porque recuerdo haber visto un video en YouTube el que entrevistan a Jeff Koons mientras que, en el fondo de su estudio en Nueva York, se pueden observar un montón de pasantes, estudiantes de artes, artistas, que ayudan al proceso creativo detrás de algunas de sus piezas. Pintan, ensamblan, diseñan, esculpen. Pero más allá de la entrevista misma, lo que llamó mi atención fue el hecho de ver a tanta gente ayudando y trabajando bajo el mando de Koons para llevar a cabo las piezas que serán presentadas al mundo bajo el nombre del estadounidense.

A través de la historia, es cierto que los artistas han tenido apoyo, siempre, de alguien que los ayuda a concretar su visión artística (ya sea técnica o económicamente); pero lo que me causa interés es saber qué opinan esos artistas empleados sobre la autoría de las obras. Si alguien pudiera describir el proceso que conlleva trabajar bajo el nombre de un artista reconocido y poder así tener acceso a lo que ocurre tras bambalinas ―por así decirlo―, ¿se diría todo o quedarían vaguedades sin resolver acerca del arte y el artista? Si pudiéramos ver de frente una de las afamadas “Gazing Balls” de Koons, ¿ésta reflejaría únicamente al espectador o también a los cientos de manos y mentes que implicaron la presentación de una pieza tan exquisita?

Quizás mi interés es un tanto voyerista, pero dentro de la ficción, los relatos autorreferenciales sobre el  proceso creativo detrás de las artes han sido un campo fértil en los últimos años para la producción de cine, literatura y otros medios que retratan ―dentro de un mismo producto cultural― el proceso que exige la creación de una novela o una pintura, por ejemplo. Así, este mes nuestras recomendaciones girarán en torno a narrativas ficcionales que critiquen, presenten y desenvuelvan el enmarañado mundo de las artes y la crítica desde dentro. “Ficcionales”, claro está, porque no podemos olvidar que cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s