Horizon Zero Dawn (2017): la caracterización de Aloy

¡La humanidad, con todos sus miedos,

con todas sus esperanzas en los años futuros,

cuelga, sin aliento, de tu destino!

“The Building of the Ship” Longfellow

 

El mundo de Horizon Zero Dawn (2017) es muy distinto al nuestro. En este videojuego desarrollado por Guerrilla Games, la tierra está repleta de grandes y peligrosos animales mecánicos que amenazan la vida humana y la sociedad se encuentra organizada en varias tribus que cazan dichos robots y reutilizan los recursos obtenidos para comerciar y crear armas y atuendos. Se trata de un mundo postapocalíptico que mezcla un estilo de vida primitivo con elementos sofisticados de alta tecnología. La historia comienza cuando las máquinas comienza volverse fuertemente hostiles contra los humanos y nadie conoce la razón de este cambio.

En este RPG el jugador ejecuta acciones a través de Aloy, una joven que ha estado desterrada de su tribu originaria (los Nora) desde que nació, sin conocer la razón de dicho exilio. Su objetivo durante toda su vida ha sido entrenar para ganar en la competencia conocida como Proving (la prueba, en español), una carrera a campo traviesa que involucra pelear con máquinas y que hará que sea bienvenida en la tribu. La trama del juego gira en torno a la búsqueda de pertenencia de Aloy, dentro de una sociedad matriarcal cuando precisamente ella desconoce quién es su madre. Ya que los temas de la maternidad y lo femenino se encuentra presentes a lo largo del juego, en esta entrada haré un análisis de la caracterización de Aloy y la manera en que esta personaje resulta innovadora en cuanto a la representación femenina en los videojuegos.

Horizon Zero Dawn 1
© Guerrila Games

De niña, Aloy cae en una cueva llena de ruinas del viejo mundo, es ahí donde encuentra el dispositivo que la ayudará a descubrir su origen: un pequeño triángulo de metal que le permite escanear el mundo y averiguar más información sobre la tecnología que la rodea. A través de este aparato, llamado Focus (el nombre oficial en español es Foco, pero la palabra también puede significar concentración), Aloy aprende que su apariencia física y su genética son muy similares a las de la Dra. Elisabet Sobeck y que es precisamente esto lo que hace que el grupo conocido como Eclipse la considere una amenaza. Dicho grupo es un culto hacia una máquina corrompida conocida entre los Nora como el Demonio de metal, esta inteligencia artificial busca corromper a todos los animales mecánicos para acabar con el planeta. Gran parte del juego se centra en la búsqueda de Aloy para averiguar de dónde viene y, al mismo tiempo, entender porqué es perseguida por el Eclipse.

El mundo que Aloy conoce desde su niñez es gobernado por las reglas de los Nora. Esta es una tribu matriarcal que tiene reglas claras y estrictas que muchas veces parecen injustas: a pesar de no haber pertenecido nunca a la tribu, Aloy se ve obligada a acatar sus reglas y aceptar el hecho de estar desterrada. Si bien comparte el amor de los Nora hacia la naturaleza, encuentra difícil el aceptar y entender algunos de los preceptos de la tribu, como la importancia de la maternidad, porque incluso la diosa a la que veneran la consideran la Madre de todo. Al saberse ajena a un concepto tan crucial dentro del grupo al que pertenece (porque incluso cuando es desterrada técnicamente sigue bajo la ley de la tribu), Aloy es capaz de formarse un criterio propio, de mirar a los Nora de manera más objetiva y de cuestionar y desafiar sus políticas cuando le parece correcto.

Horizon Zero Dawn 3
© Guerrilla Games

No todas las tribus que aparecen en el juego son matriarcales, pero es importante que la más cercana a la protagonista lo sea porque apunta al hecho de que Aloy está acostumbrada a ver a mujeres en posiciones de poder y a aceptar ese hecho como algo normal. Estrechamente relacionado con esto, el juego no siente la necesidad de justificar el protagonismo de una mujer ni de validarlo a través de algún tipo de competencia que ayude a probar su valía a través de una aprobación masculina. Justo por esto el atuendo de Aloy no la objetiviza de manera sexual, como sucede con otras mujeres en otros videojuegos (Street Fighter, Tomb Raider). Esto significa que esta personaje no pretende tampoco atraer la aprobación de los jugadores por su apariencia física. Aloy no se define en relación a ningún hombre sino por sus propias acciones. Y no es la única. A lo largo del juego aparecen mujeres distintas, con diferentes complexiones, motivos, orígenes y de una variedad razas, muchas de ellas ocupando posiciones de poder. No hay un énfasis en este hecho como algo progresivo o inusual, sino que se considera normal; el género no es relevante en el sentido de que no resulta un impedimento para que las mujeres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las convenciones y los roles tradicionales de género como ocurren en nuestra sociedad no existen en ese universo. Un ejemplo de esto se observa en el hecho de que Teb, un joven al que Aloy salva durante su infancia, decide ser costurero, mientras que Aloy se dedica a pelear y matar máquinas peligrosas. Tomando en cuenta el estado primitivo de la sociedad de Horizon Zero Dawn y nuestra concepción de ese momento en nuestra propia historia, se esperaría que fueran los hombre los que fueran a cazar, porque es una labor física y activa, mientras que las mujeres se quedaran a coser, ya que es una labor pasiva. Al menos hubo algo bueno en que la sociedad haya tenido que empezar de nuevo: la eliminación de los prejuicios y los roles tradicionales de género.

Aloy es una persona con un carácter empático y considerado, que no duda en hacer lo que esté en su poder para ayudar a los demás. La mayor parte de las misiones secundarias consisten en ayudar a otros personas a matar máquinas o a encontrar objetos o personas perdidas. La protagonista ayuda a Noras exiliados y a miembros de otras tribus por igual, porque ha experimentado lo crueles e injustas que pueden ser las reglas y entiende que la empatía es la diferencia más grande entre las máquinas y la humanidad: las primeras ejecutan órdenes sin conciencia ni voluntad, mientras que la segunda tiene la capacidad de evaluar una orden o regla antes de decidir seguirla. Es curioso e innovador la manera en que esto se representa porque no hay grandes momentos de toma de decisión que alteren el resultado final de la trama (como en The Witcher, que constantemente ofrece dilemas de tipo moral o los juegos de Quantic Dream). Esto quiere decir que el carácter y la personalidad de Aloy son constantes a lo largo de todo el juego: a pesar de que la vemos crecer y aprender, se mantiene fiel a sus principios, incluso en los momentos más difíciles.

Horizon Zero Dawn 3
© Guerrilla Games

En la misión “The Heart of the Nora” Aloy entra en lo que la tribu conoce como la montaña sagrada y es ahí donde por fin descubre su origen.  La protagonista encuentra en este lugar místico un mensaje de Gaia, la inteligencia artificial creada por la doctora Elisabet Sobeck para regenerar la vida en la Tierra después del apocalipsis de las máquinas. El holograma le explica que ella es un clon de la difunta Dra. Sobeck y que fue creada con el único propósito de salvar al mundo (una vez más) del fallo en el programa y de la eventual destrucción de toda la vida a manos de las máquinas. Es un momento muy devastador para Aloy, el darse cuenta de que su existencia se debe a que es un mero instrumento, de que no posee una madre y de que tiene un único destino del que no puede escapar: “No soy una persona, soy un instrumento, creado por una máquina”. Sin embargo, la manera en la que la protagonista acepta este destino después de que el shock inicial de la revelación pasa es un buen ejemplo de cómo el carácter de Aloy se define por la empatía y el servicio hacía los demás, pero no de la forma tradicional en la que se espera que una mujer sea débil o sumisa, sino en una forma distinta, en la que servir a los demás y a su propia persona se encuentran en el mismo nivel.

Horizon Zero Dawn 4
© Guerrilla Games

Al ser capaz de abrir la puerta que se encuentra en el corazón de la montaña, el resto de los Nora comienza a considerarla la ungida (the annointed), y cuando regresa a la superficie la reciben con reverencias y disculpas porque es la primera  en hablar personalmente con la diosa, con la Madre de todo. Esto enfurece a Aloy:

¿Primero me rechazan y ahora esto? ¡Yo NO seré adorada, no seré su “ungida”! ¡No les pertenezco! ¡Hay todo un mundo más allá de sus fronteras, tribus enteras de gente que es tan buena como ustedes, y todo está en peligro! Es un mundo por el que vale la pena pelear. Y no sólo aquí, en todas partes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aloy es hábil para ganar batallas con armas y con palabras, en numerosas ocasiones ha dado respuestas que han dejados a sus oponentes más callados que si los hubiera noqueado con su lanza. Esta ocasión no es la excepción. Aloy, quien se mantiene siempre fiel a sus principios, no puede creer el cambio de actitud tan arbitrario de los Nora. Por supuesto que se niega a ser objeto de adoración: es una condición pasiva y ella es una persona de acción. Es entonces que les dice que quien desee ayudar deber ir a Meridian y romper la regla de no abandonar las tierras sagradas de los Nora , bajo el riesgo de exilio. Aloy  decide acabar con tradiciones crueles e innecesarias. No puede hacer nada respecto a su origen ni cambiar el propósito de su creación, pero sí puede decidir sobre sí misma y la manera en la que acepta ese destino.

Aloy es pionera dentro de su propio mundo: rompe con tabús, modifica costumbres crueles e innecesarias, es empática con los demás y está dispuesta a ayudar siempre que sea necesario. Pero Aloy también es pionera del cambio dentro del mundo de los videojuegos. Me parece un acto revolucionario poner a un personaje femenino de manera tan natural en la posición protagónica de un videojuego (esto sobre todo por la falta de representación femenina no sexualizada y no estereotípica que existe, en general, en los videojuegos). Al igual que las mujeres a las que ayuda, encontré en Aloy una fuente de inspiración en cuanto a fortaleza, carácter y perseverancia; no quería que el juego terminara porque quería pasar más tiempo a su lado y aprender más de ella.

En este momento resultan apropiadas las palabras de la gran matriarca Teersa cuando Aloy se dirige a enfrentar a Hades, el demonio de metal que amenaza con la destrucción de la vida en la tierra: “Cedan el paso, para que ella pueda forjar un camino que los otros puedan seguir”. Esto funciona tanto en sentido literal, ya que los otros se apartan para que Aloy pueda salir de la montaña, como en sentido metafórico, ya que Aloy está sentando las bases de un mundo más abierto, incluyente y empático, tanto en su propio universo como en el mundo de los videojuegos en general.

Horizon Zero Dawn 5
© Guerrilla Games

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s