Missing Link (2019): Imperialismo e identidad en una película para niños 

Por Mariana Riestra

 

“No estoy tan seguro de qué es lo que estoy buscando, 

pero estoy buscando todos los días hasta tarde” 

-Do-Dilly-Do (A Friend Like You). Walter Martin 

Por más que nuestra sociedad sea intolerante y evada, acalle y le moleste su presencia: las niñas y los niños forman aproximadamente el 30% de la población mundial y las narrativas creadas  para su entretenimiento son de suma importancia

Productoras como Estudios Ghibli, desde la década de los 80, y Laika, en los últimos quince años, nos demuestran que una película infantil puede ser ingeniosa y crítica de las dinámicas de poder que conforman al mundo, al mismo tiempo que logra innovar el campo de la animación. Missing Link (2019) o Mr. Link, como fue estrenada en México, es una película stop-motion escrita y dirigida por Chris Butler que reinventa la leyenda folklórica norteamericana del Sasquatch o Pie Grande, una figura similar a un primate con dejos de hombre que habita las montañas de lo que hoy es el noroeste de los Estados Unidos y Canadá. La película de Butler logra darle una nueva cara a la historia de Pie Grande al convertirlo en un monstruo adorable con un deseo ferviente por encontrar a su familia. 

IMG_7300
©Laika

A diferencia de estudios de animación como Disney, Pixar, Illumination Entertainment y otros que han recurrido a estrenar un sinfín de secuelas y remakes que apelan a la nostalgia de los millenials y zentenials; Laika se ha distinguido por apostar siempre a historias originales que reflexionan sobre la identidad de personajes jóvenes e inadaptados en su entorno social a partir de su relación con el otro, un motivo recurrente en otras películas de la productora, como Kubo y la búsqueda samurái (2016), Paranorman (2012) y Coraline y la puerta secreta (2009). 

Sin embargo, la joven compañía cinematográfica jamás había realizado un comentario político tan marcado como el que logra hacer en Missing Link, en donde ofrece una reflexión sobre el imperialismo a través del personaje de Sir Lionel Frost, un explorador inglés que busca ser reconocido por sus pares, un grupo de hombres poderosos que parecen controlar la verdad y el orden social en Occidente. Es en su lucha por ser legitimado como un gran explorado, que Frost viaja a Escocia para intentar probar la existencia del monstruo del Lago Ness y, posteriormente, a América en busca del legendario Sasquatch. La figura de este inglés con solvencia económica que es capaz de financiarse el viajar a territorios subyugados por Inglaterra (ya fuera por vinculación directa o por tratados comerciales) en la película ejemplifica la permanencia de las dinámicas de poder entre naciones e individuos que eran típicas del imperialismo. 

IMG_7294
©Laika

Pero para sorpresa del espectador y de Lionel, quien se ha creído y busca perpetuar la leyenda del abominable Sasquatch como un temible monstruo que parece al mismo tiempo simio y hombre y que acecha las montañas del continente Americano, el “monstruo” no tiene nada de monstruoso, ya que se trata de una criatura gigantesca pero noble que revela haberlo buscado a través de cartas con el fin de que lo ayude a encontrar a sus primos lejanos: los yetis. 

Lionel promete acompañar al Sasquatch (a quien poco después nombra Sr. Link) en su búsqueda por su familia a cambio de pruebas tangibles que él pueda llevar de vuelta al imperio y lo que comienza como un trato entre hombre y criatura, se convierte en una aventura que refleja la necesidad de afiliación y reconocimiento que tenemos todos sin importar nuestro origen y, así, demuestra que es posible reconocerse a uno mismo a través del Otro. 

IMG_7298
©Laika

La relación inicialmente desigual entre Lionel y el Sr. Link evoluciona en una amistad gracias a que el primero reconoce las actitudes violentas que ejerce hacia Link cada vez que critica su aroma, su forma de hablar y lo trata como si fuera su sirviente; es solamente a partir de un cambio en la conducta de Lionel, del reconocer a la criatura con un individuo con agencia, que la pareja puede sobrevivir a las adversidades y refugiarse en el otro tras darse cuenta de que quizás no pertenecen del todo con quienes veían como sus pares.

IMG_7299
©Laika

Si buscas una película animada repleta de comedia y paisajes maravillosos hechos con la animación en stop-motion que caracteriza a los estudios Laika, tienes que ver Mr. Link (2019), un filme que nos recuerda que es importante contar historias grandes e ingeniosas para los más pequeños (y los no tan pequeños).

Mariana Riestra

Un comentario en “Missing Link (2019): Imperialismo e identidad en una película para niños 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s