Pintando realidades: formas de lidiar con el dolor en Last Day of June (2017)

Last Day of June es un juego de puzzles creado por Massimo Guarini, desarrollado por Ovosonico y publicado por 505 Games. La trama, que se desarrolla a lo largo de las escasas 4 horas que dura el juego, está basada en la canción de Steven Wilson Drive Home  (ver abajo) y narra la trágica historia de amor entre June y Carl: el día en que June sugiere que vayan a su lugar favorito (el muelle en el lago) para darle un regalo sorpresa a Carl, la lluvia los obliga a volver precipitadamente a su hogar y la pareja se ve involucrada en un accidente automovilístico que acaba con la vida de June y deja paralítico a Carl. Cuando Carl, ahora en silla de ruedas, descubre que puede usar los retratos de los habitantes del pueblo para cambiar el pasado y alterar los eventos que llevaron a la muerte de su esposa, hace lo imposible para intentar salvarla. En esta entrada analizaré la manera en la que la persona sobreviviente del accidente lidia con la culpa y el dolor que implica haber perdido a su pareja.

A pesar de que los personajes no tienen rostro y no hablan (se limitan a emitir sonidos en diferentes entonaciones) los movimientos corporales y las interacciones entre los mismos revelan la trama del juego. Esto mismo nos lleva a comprender que la pérdida es una constante en la vida de todos los que habitan el pueblo junto Carl y June. En los dos personajes principales la pérdida aparece a lo largo del viaje que Carl hace a través de los retratos ya que se encuentra con una serie de recuerdos que muestran cómo él y June tuvieron un bebé que murió al nacer. Para combatir con el dolor del fallecimiento del recién nacido, June comienza a pintar.

Y aquí viene el spoiler más grande de esta entrada: a lo largo del juego creemos que June es la que murió y que Carl es el que está pasando por el proceso de duelo pero hacia el final del juego resulta que no es así, sino que June está pintando una versión distinta de la realidad porque no puede aceptar que su esposo haya muerto. Visualmente el juego recuerda a las pinturas impresionistas de Monet y de Renoir y precisamente este detalle cobra sentido cuando nos damos cuenta de que toda la narrativa de Carl en la silla de ruedas sólo existe dentro de los cuadros que June pinta desesperadamente para intentar mantener vivo a su esposo dentro de este espacio ficcional. De manera similar a como sucede en Atonement de Ian McEwan (y aquí viene un spoiler muy grande de la novela) , Last Day of June explora el uso de la ficción para crear realidades alternas que sirvan para lidiar con emociones difíciles. En el caso de Atonement, Briony escribe una novela donde Cecilia y Robbie tienen un final feliz para expiar la culpa que siente por haberlos separado (en realidad Cecilia y Robbie mueren y no se pueden volver a reunir). En el caso del videojuego, June hace las pinturas porque se niega a aceptar la muerte de su esposo y está intentando crear una realidad donde los dos sigan vivos.

Esta versión de la realidad le permite al jugador observar como el resto de los habitantes del pueblo (todos de distintos géneros y edades) lidian con la pérdida, la frustración y otras emociones que los llevan a pasar por procesos de duelo similares a los de June. Tenemos al niño que perdió a su mejor amigo cuando este último se mudó y ahora no tiene a nadie con quien jugar, la mejor amiga que fue desplazada del grupo cuando Carl y June empezaron su relación romántica, el cazador que vive bajo la sombra de los triunfos de su padre y, por último, el anciano que perdió a la mujer que amó toda su vida. Cada uno de estos personajes experimenta diferentes emociones: el niño siente tristeza y soledad, la mejor amiga siente abandono y envidia, el cazador siente frustración y el viejo siente añoranza. El viaje de Carl a través de los retratos le permite al jugador entender la manera en que cada uno de ellos intenta reconciliarse con estas emociones y así sucede que el niño busca un nuevo compañero de juegos, la mejor amiga se muda para empezar de nuevo y alejarse del dolor que le produce estar cerca de Carl y June, el cazador decide darle un hogar a los animales y el viejo se hace cargo de las flores que su esposa cuidaba con mucha dedicación. Las diferentes acciones que dichos personajes realizan para sanar se verán involucradas en la muerte de June y Carl usa los retratos para intentar cambiarlas y salvarla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entonces, el crecimiento emocional de los personajes secundarios resulta relevante porque sus historias se encuentran enmarcadas dentro del proceso de duelo de June y es justo a través del entendimiento de dichas historias que la protagonista comienza el proceso de aceptación de la muerte de Carl. Momentos antes del accidente, cuando la pareja se encuentra en el lago, June hace un dibujo de Carl como superhéroe y justamente en la ficción que ella crea con sus pinturas Carl aparece como protagonista y tiene superpoderes que le permiten alterar el pasado. Dentro del proceso de duelo de June el poner a Carl como superviviente y darle el poder de cambiar la realidad justo como ella quiere hacer con sus pinturas muestra que ella sufre de síndrome de culpa del superviviente[1], un padecimiento mental en el que las personas se siente culpables por seguir vivas mientras que otras murieron y por las cosas que hicieron y no hicieron y que podrían haber evitado este resultado. En esta versión de la realidad Carl, los personajes secundarios y June, atravesaran las distintas etapas del duelo y aprenderán a lidiar con el dolor y la pérdida. 

De acuerdo al modelo Kübler-Ross[2], el proceso de duelo provocado por la tragedia pasa por cinco etapas distintas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Es importante aclarar que no se trata de un proceso lineal sino que se puede pasar por la misma etapa más de una vez. En June la negación es bastante obvia: se encuentra en la ficción que construye con sus pinturas ya que para ella representan un escape de la realidad. La negociación la vemos en la manera en que dibuja a Carl alterando la realidad y las acciones de los otros para evitar el accidente que ocurre de manera similar en todas las versiones de la historia: un obstáculo (el niño recogiendo la pelota, las cajas de mudanza de la mejor amiga que se caen del auto, el derrumbe que provoca el cazador y por último, el rayo que cae en el camino) se atraviesa en su camino y Carl se ve obligado a virar repentinamente.  El auto se patina y se estrella, provocando la muerte de June.

Last Day of June 10
©Ovosonico

Las siguientes dos etapas muestran el rompimiento de la fantasía que crea June: la ficción que crea en sus pinturas se comienza a fracturar al no ser suficiente para traer de vuelta a su esposo. La ira en June aparece hacia el final del juego, cuando comienza a revelarse el giro de tuerca en la historia. En el fondo se escucha cómo alguien raspa una hoja con un lápiz furiosamente, se escuchan gruñidos y quejidos, se escucha también como alguien borra algo con mucho fuerza y arruga y tira un papel, incluso hay un momento en que los cuadros que funcionan como menús son rayados completamente, la comprensión de que las acciones del Carl en silla de ruedas son una ficción alcanza al jugador y la línea entre ficción y realidad dentro de la narrativa comienza definirse. La depresión ocurre justo después de esto, cuando June nota que el Carl de su historia no puede hacer nada para evitar que caiga el rayo y decide que la única forma de que los dos vivan es que el anciano no les entregue el regalo que desencadena el viaje al lago, pero esto no sucede. El jugador controla al anciano durante tres ocasiones y en todas tiene la tarea de entregar el regalo. A pesar de los obstáculos que aparecen en el camino del viejo (parece ser que June borra partes del paisaje para evitar que el anciano llegue a la casa de June y Carl), el proceso se cumple inevitablemente mientras que en el fondo suenan los sollozos afligidos de June. Este último capítulo resulta desgarrador porque obliga a June a aceptar la inevitabilidad de la muerte de su esposo.

El final del juego muestra a una June coloreada abrazando a un Carl en blanco y negro, lo que simboliza que está lista para aceptar la realidad de su pérdida. June se despide y Carl se marcha. Después aparece June embarazada frente a la tumba de Carl y ahí aprendemos que la sorpresa que intentaba darle a su esposo ese día era la noticia de que estaba iban a tener un bebé. Last Day of June muestra que el proceso de duelo que una persona enfrenta al perder a alguien cercano es complicado y distinto para cada individuo y que al final la pérdida no se esfuma ni desaparece el vacío que dejó, simplemente se aprende a vivir con ella. Justamente, el epílogo del juego nos muestra a June y a su hijo en el mismo muelle que visitó el día de la muerte de Carl: la vida sigue y mejora poco a poco. 

Last Day of June nos invita a ser pacientes con la pérdida, a no reprimir nuestras emociones sino a aceptarlas y entenderlas, a saber que sobrellevar la muerte de un ser querido es un proceso que puede sentirse eterno y frustrante pero que los humanos tenemos la capacidad de formar nuevas conexiones emocionales que pueden ayudarnos a empezar a vivir de nuevo. 

Last Day of June 11
©Ovosonico

 

 

Notas:

[1] Para una definición más detallada del este padecimiento se puede consultar: https://www.bekiapsicologia.com/articulos/sindrome-superviviente/

[2] Aquí encontraran una explicación más profunda de cada una de las etapas del proceso: https://grief.com/the-five-stages-of-grief/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s