Sex Education (2019): La amistad como red de cuidado

Desde el debut de su primera temporada en Netflix en enero del 2019, Sex Education nos dejó con mucho de qué hablar tras presentarnos las peripecias de Otis Milburn (Asa Butterfield), el hijo de una terapeuta sexual, al abrir una clínica de terapia sexual ilícita en su preparatoria con la ayuda de Maeve Wiley (Emma Mackey). La serie fue muy aclamada por tratar la sexualidad con sensibilidad, inclusión y humor tanto dentro de la serie, como en su proceso de producción, que incluyó a una “coordinadora de intimidad” para coreografiar las escenas sexuales sin incomodidad para los actores (Frank, Huffpost). Un año después, se estrenó la esperada segunda temporada de la serie. Esta temporada aprovechó muy bien a los personajes que ya se habían presentado para continuar con su desarrollo y enfrentarlos a nuevos retos derivados del confuso paso por la adolescencia, mientras asisten a la preparatoria Moordale.  

En esta entrada me gustaría centrarme en cómo la segunda temporada de Sex Education presenta la amistad como el establecimiento de una red de cuidados que se podrían convertir en pautas para crear relaciones humanas sanas. Quiero demostrar que la serie resalta la creación de esas redes afectivas que no se centran en el amor romántico —como se podría argumentar que es el caso de varias películas y series sobre estudiantes de preparatoria en donde la amistad es meramente secundaria a la búsqueda del amor de los protagonistas—, sino que coexisten con él. Para ello, voy a analizar brevemente tres personajes relativamente secundarios para los cuales las redes de cuidado resultan indispensables para su evolución, así como también para el desarrollo de la trama: Aimee Gibbs (Aimee Lou Wood), Jackson Marchetti (Kedar Williams-Stirlig), y Maureen Groff (Samantha Spiro).

Me gustaría empezar este análisis con Aimee y su exposición a un caso de acoso sexual en el transporte público. Una mañana como cualquier otra, Aimee toma el autobús para ir a la escuela, pero la tranquilidad de su trayecto se ve irrumpida por un hombre que decide masturbarse sobre ella, sin inmutar al resto de los pasajeros. Aimee se da cuenta de lo que pasa y, visiblemente alterada, baja del autobús. Maeve la convence de que deben ir a denunciar, aunque primero su amiga se negara porque prefería olvidar que el incidente ocurrió. Aimee pasa una parte significativa de la temporada tratando de procesarlo, lo cual demuestra ser complicado: se termina aislando, inclusive, de su novio y mejor amiga, además de comenzar a evitar tomar el autobús por temor a encontrarse de nuevo con su acosador. Me gustaría apuntar aquí que el proceso que vive Aimee se trata con respeto y deja ver la dificultad que pueden tener las víctimas para entender por lo que pasaron y negociar la sensación de culpabilidad que nuestra sociedad le imprime a las víctimas de violencia de género, aunque éstas sepan que no está justificada.

Sex Education_1
©Netflix

El momento que es pertinente para esta entrada ocurre cuando, quizá de manera muy conveniente para la trama, la profesora de Literatura castiga a varias de las chicas después de que le hacen una broma pesada y quiere descubrir a la culpable de entre sus estudiantes. Para que dejen de pelear entre sí, las obliga a que encuentren algo que todas ellas puedan tener en común. Si podemos dejar de lado este ardid un poco forzado por parte de los escritores de la serie para poner a Maeve, Ola (Patricia Allison), Lily (Tanya Reynolds), Viv (Chinenye Ezeudu) y Olivia (Simone Ashley) en un salón, la escena que resulta de esta circunstancia puede resonar en muchas mujeres: lo que las une a todas es que, de una u otra forma, han experimentado acoso sexual en algún momento de sus vidas. Aimee externa por fin toda la ansiedad que ha cargado desde el horrible incidente en el autobús y confiesa que no ha podido volverse a subir a uno por ese miedo. Al día siguiente, está decidida a caminar una vez más hasta la escuela, cuando descubre que las cinco chicas la estaban esperando en la parada del autobús para tomarlo con ella y ayudarle a reconquistar la confianza en ese espacio. Considero que esa escena es un ejemplo muy claro de la creación de una red de sororidad que trasciende los conflictos personales. El acompañamiento de Maeve y las otras chicas le devuelve agencia a Aimee, al ayudarla a sanar y comenzar a superar ese trauma. 

El segundo personaje que quisiera analizar es Jackson. Desde la primera temporada, este personaje le dio más profundidad al estereotipo del deportista guapo y exitoso que usualmente es el interés romántico. Nos mostraron la relación conflictiva de Jackson con una de sus madres, quien lo presiona en exceso para que persiga una carrera como nadador profesional. En esta temporada, la presión estalla cuando Jackson deja de estar seguro de querer continuar con la natación, lo cual se suma a la serie de ansiedades que ya padecía y por las que en algún momento recibió atención profesional. Como la relación con su madre ya era bastante tensa, en vez de externarle sus inquietudes, recurre a “accidentalmente” lastimarse la mano como excusa para no nadar. Esta lesión lleva a Jackson a confrontarse con su propio estereotipo del deportista, puesto que nadie espera que sobresalga ni se interese por nada más. Sus bajas calificaciones logran que le asignen a Viv como su tutora personal, quien no podría ser estereotípicamente más distinta de Jackson, una chica inteligente y dedicada a la escuela. 

Pese a sus diferencias, un giro afortunado de la serie ocurre cuando, poco a poco, Jackson y Viv comienzan a superar la relación académica obligada para convertirse en amigos, desafiando esos estereotipos nocivos reforzados, usualmente, por las narrativas sobre jóvenes estudiantes. Todavía con la mano lastimada, Jackson desarrolla un interés por el teatro de Shakespeare y Viv le ayuda a preparar su audición para el papel principal de Romeo y Julieta. Aunque Jackson claramente disfruta de la vida sin la presión de la natación, no se atreve a confrontar a sus madres al respecto, por más que Viv le diga que debe hacerlo. Eventualmente, Viv se da cuenta de que su lesión de la mano no fue un accidente, sino una señal de auxilio. Preocupada por su amigo, toma la difícil decisión de hablar con sus madres y explicarles la situación. Jackson siente que Viv lo traicionó al ir detrás de sus espaldas; sin embargo, la intervención de su amiga eventualmente logra que Jackson se reconcilie con su madre que más lo presionaba y, a su vez, que ella se reconcilie con su esposa y la familia pueda seguir adelante. Quizá ellas no entiendan la pasión teatral de Jackson, pero se dan cuenta que su papel como madres consiste en apoyar a su hijo en vez de tratar de constreñirlo a lo que ellas quisieran de él. En esta temporada Jackson no persigue realmente a ningún interés romántico, sino que termina por seguir cultivando su relación de amistad con Viv después de aclarar su situación familiar.

Sex Euducation_2
©Netflix

El último personaje que quisiera tratar es Maureen Groff, esposa de Michael Groff (Alistair Petrie), el director de Moordale, y madre de Adam (Connor Swindells) —quien quizá sea uno de los personajes que más se desarrollan a lo largo de las dos temporadas, pero de eso tendremos que hablar en otra ocasión—. En la primera temporada vimos el deterioro de la relación entre padre e hijo, mientras que Maureen, si bien parecía querer proteger a Adam, era insignificante en esa relación familiar. De manera similar a la madre de Neil Perry en Dead Poets Society (1989), atestiguaba la inflexibilidad y hostilidad de su esposo para con su hijo, pero no intervenía activamente. Sin embargo, la segunda temporada nos muestra a una Maureen distinta. Irónicamente, su evolución inicia cuando conoce a Jean Milburn (Gillian Anderon), quien está en Moordale para evaluar los temarios de la clase de Educación Sexual. Maureen se arma de valor para discutir su matrimonio con Jean, revelando que, además de otros problemas, sufre de una gran insatisfacción con su vida sexual. Después de un par de intentos fallidos por reavivar su relación con Michael, decide pedirle que se vaya de la casa, porque ya no está dispuesta a desperdiciar su vida con una relación no recíproca. 

Sex Education_3
©Netflix

La naciente amistad entre Jean y Maureen le ayuda a salir de un matrimonio sin amor y lleno de hostilidad hacia Adam, de un matrimonio en el que Maureen no tenía voz, para recobrar su agencia. Es en esta temporada que la madre de Adam por fin establece límites saludables entre ella y su esposo y su decisión está llena de esperanza. Considero que esta subtrama alrededor del matrimonio Groff es un desarrollo interesante para la serie, que mayoritariamente se enfoca en la sexualidad y las relaciones entre los personajes jóvenes, al ofrecer otra mirada más hacia las complejidades de la vida adulta en lo concerniente a la sexualidad y las relaciones afectivas. Jean y Maureen crean una pequeña red de acompañamiento a pesar de las diferencias significativas entre ambas personalidades. Esta conexión, de alguna manera, es un reflejo de la sororidad que hay entre personajes como Maeve y Aimee, aunque en momentos de vida muy distintos, que enfatiza la importancia de tener el acompañamiento emocional proveniente de una amistad.

Encuentro que lo que los tres casos que expuse tienen en común es que la amistad es el escalón que permite la creación de redes de cuidado entre los personajes y que estas redes son primordiales para la superación de algunos de los obstáculos a los que se enfrentan. Sex Education se centra no sólo en la sexualidad, sino justamente en la complejidad de las relaciones interpersonales tanto en la adolescencia como en la adultez (aunque en menor medida). Considero que la segunda temporada enfatiza, en repetidas ocasiones, la importancia de establecer esas redes de apoyo y responsabilidad afectiva que nacen de y viven en la amistad. Sex Education, me parece, logra un pequeño pero significativo rompimiento con otras narrativas de temas similares al depositar una gran parte de la responsabilidad afectiva y el cuidado no en la vida en pareja, sino en los vínculos que vienen de la amistad. Claro que también prevalece una exploración del amor romántico, como en el caso de Eric (Ncuti Gatwa) y Adam, pero también nos muestra que ese amor romántico no es la única forma de mostrarse vulnerables frente al otro, que no es la única forma de obtener apoyo ni de crecer personalmente, sino que las relaciones amorosas son una pieza más del complicado rompecabezas de ser humano y que éstas no pueden existir sin muchas otras redes de apoyo de por medio. 

Referencias

Frank, Priscilla. “How Do You Choreograph A Teen Sex Scene On TV? Start With Animal Mating Rituals”. Huffpost, 29 enero, 2019. https://www.huffpost.com/entry/sex-scene-tv-netflix-sex-education-intimacy-coordinator_n_5c4b6fe8e4b0287e5b8a7dc6 [Consultado: 17-02-20]

Nunn, Laurie, creadora. Sex Education. Netflix, 2019.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s