Uncut Gems (2019): del horror al vacío y la caracterización de Adam Sandler

Por Diego Iturbe
IG: @iturbe.de.malaparte

Cosas muy diferentes son las películas de Adam Sandler y las películas con Adam Sandler. Esto se debe a que las primeras, las de Sandler, son estas donde él interviene no sólo como actor, sino que también participa en el guion y producción. Este tipo de cine siempre se han mantenido sencillo: comedias digeribles, otras más absurdas y recurrentes al chiste del pastelazo o a la flatulencia y, en algunos casos, hasta obras que han logrado posicionarse como representativas de su tipo de comedia: Billy Madison (1995), Happy Gilmore (1996), Un papá genial (1999), 50 First Dates (traducida al español a Como si fuera la primera vez) (2004) o Clíck (2006). Este es el humor de Adam, el noventero, el chusco, ese que, si bien no logra capturarte completamente por una trama compleja o actuaciones destacables, cumple con la función de ser amigable al público, de entretener.

Por otro lado, tenemos el cine con Adam Sandler: cintas donde el actor no influye en la creación del guion o contribuye de manera creativa con el material a producir y donde lo realmente destacable es la caracterización de su personaje. De entre este tipo de filmes cabe mencionar su papeles en Punch Drunk Love (Embriagado de amor, 2002), Funny People (2009), The Meyerowitz Stories (2017) y la reciente Uncut Gems (Diamantes en bruto, 2019). Comúnmente las comedias de Sandler sirven como distracción y mero entretenimiento, lo que ves simplemente para ver algo, para distraerte, para salir de la realidad por un par de horas, el cine como vehículo de escape.  Pues bien, Uncut Gems, escrita y dirigida por los hermanos Safdie, no es un filme de escape sino uno de hundimiento, de claustrofobia y asfixia.

Con un inicio bastante simbólico Uncut Gems nos muestra el interior de una gema de la misma forma en que la trama revelará el lado más íntimo, el pequeño microcosmos de Howard, el protagonista. Y es que al igual que un diamante en bruto así se nos presenta el personaje a quien Sandler da vida, en estado salvaje, completamente al descubierto, expuesto al ojo espectador en todos los sentidos. La trama se desarrolla en aproximadamente una semana. Entre thriller psicológico y comedia negra, la película nos narra el descenso de un judío ludópata de 48 años dedicado al negocio de las joyas en la ciudad de New York, que se encuentra endeudado debido a sus malas apuestas, y cómo éste busca pagar sus deudas apostando más.

Uncut #2
© A24, Netflix

El elenco aporta realismo a la película pues algunos actores se interpretan a ellos mismos, como el basquetbolista Kevin Garnett y el cantante The Weekend. Otros integrantes del reparto son la actriz Idina Menzel, el rapero y actor Lakeith Stanfield, el actor Eric Bogosian, la modelo Paloma Elsesser y Julia Fox quien, hay que decir, nunca antes había actuado. Y si bien todo el elenco desarrolla papeles decisivos para la construcción y sustento de la trama es necesario destacar la interpretación de Sandler pues esta cinta es el ejemplo de una actuación comprometida. El Sandler de Uncut Gems es brutal, su personaje es un cretino con el cual no se consigue esta solidaridad o empatía que busca (en muchos casos) el cine para conmover al espectador y conectarlo con los personajes. La fotografía es directa. Es quizá esta cercanía literal entre la cámara y los actores la que nos hace prestar más atención al interior de los personajes, pues al permanecer a corta distancia el filme también nos va haciendo cómplices de las malas decisiones de Howard. Sin embargo, esta complicidad no es deseada. A lo largo de la cinta se nos muestra una exploración del personaje que genera una sensación de estar atrapado en medio de un momento sumamente desagradable.

Durante toda la película el espectador se mantiene incómodo y alarmado porque la trama es asfixiante, te ahoga y sofoca mientras la miras, siempre hay conflicto y tensión. Su ritmo es veloz, constante, nunca dejan de suceder cosas –tanto exterior como interiormente–, siempre se está en movimiento. Sin momentos en blanco esta cinta es lo que se conoce en pintura como Horror al vacío. [1]  Todo el filme crea una atmósfera excesiva que oprime, y no hablo únicamente de la trama o los diálogos (que en su mayoría son discusiones) pues también los escenarios se nos muestran claustrofóbicos como el interior de su auto o la joyería. Incluso la música creada para Uncut Gems, por Daniel Lopatin, forma una parte crucial de la construcción de esta atmósfera en la película: con tonos que evocan el sonido de cristales, conecta con la angustia de Howard.

Uncut #3
© A24, Netflix

Uncut Gems nos muestra cómo es que esta adicción a las apuestas repercute en prácticamente todos los sectores de la vida de Howard, no sólo en lo económico, sino también en su matrimonio y próximo divorcio, o cómo esta ludopatía afecta su paternidad, en la que se muestra siempre ausente incluso aunque esté habitando el mismo cuadro con sus hijos. Ejemplo de esto es cuando posterga las buenas noches a su hijo pequeño por mirar el juego de Kevin Garnett donde apostó dinero, o en la obra de su hija donde incluso sus problemas con los cobradores de Arno lo hacen terminar en el maletero de su propio auto. La forma en la aquí se trata la comedia es más bien amarga y nos deja con esa sensación de vacío en el estómago. La cinta nos muestra la historia del hundimiento de Howard y deja ver el lado más descarnado, crudo y desesperante de su vida.

La película fue estrenada mundialmente en agosto del 2019 en el Festival de Cine de Telluride (Colorado) por la productora cinematográfica A24. [2] También fue distribuida por la plataforma Netfilx a partir de febrero del 2020. Un dato curioso es el discurso que el actor dio al ganar el premio a mejor actor el pasado 8 de febrero del 2020 en los Independent Spirit Awards donde habló de la superficialidad de los premios de la academia (la película no fue nominada en ninguna categoría de los Oscares):

Así que dejen a esos cretinos hijos de perra tener sus Oscares mañana. Su belleza se desvanecerá con el tiempo, mientras nuestras personalidades independientes brillarán por siempre.

 

Por Diego Iturbe

 

 

Notas:

[1] La expresión Horror vaccui proviene del latín y se refiere a la necesidad de rellenar absolutamente todo el espacio vacío de una pintura con algún diseño o imagen. Es una técnica característica de estilos como el Rococó o el Barroco.

[2] Cabe mencionar que esta productora ha destacado por conservar un estilo distintivo en todas su producciones, entre las más destacables del 2119 se encuentran: Climax (2018) de Gaspar Noé, High Life (2018) de Claire Denis, Midsommar (2019) de Ari Aster y The Lighthouse (2019) de Robert Eggers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s