Life Is Strange (2015): un retrato de la violencia contra las mujeres

Había escuchado mucho sobre Life Is Strange y había empezado a jugarlo en dos ocasiones, pero nunca pasé del segundo capítulo por distintas razones. Como me había quedado con la curiosidad de saber qué pasaba y el encierro me ha dado mucho tiempo libre, decidí que era la oportunidad perfecta de terminarlo. Este videojuego, desarrollado por Dontnod Entertainment, tiene como protagonista a Max Caulfield, una chica que regresa a Arcadia Bay, su ciudad natal, para estudiar fotografía en la prestigiosa Academia Blackwell. Al principio el juego parece una narrativa de formación en donde Max tendrá que navegar las dificultades de la vida universitaria y las dificultades con sus compañeros para descubrirse a sí misma, pero la trama detectivesca que se introduce en el primer capítulo le da otra dimensión a la narrativa. Max descubre que tiene el poder de regresar en el tiempo y salva a Chloe Price, su mejor amiga de la infancia, de una muerte segura. Este evento hace que retomen su amistad y, con la ayuda de los poderes de Max, tratarán de resolver la misteriosa desaparición de Rachel Amber, alumna de Blackwell y amiga de Chloe. Se involucra al jugador en este proceso detectivesco al tener que tomar decisiones que tendrán consecuencias en el futuro; los poderes de Max permiten reconsiderar ciertas decisiones y cambiar algunos de los resultados negativos.

Antes de proseguir con mis argumentos necesito aclarar que esta entrada tendrá spoilers de Life Is Strange y que siendo un juego que incluye elementos detectivescos, revelaré partes esenciales de la trama que quizá arruinen el misterio y la sorpresa (así que si estás planeando jugarlo, te recomiendo que regreses a esta entrada una vez que lo termines). Quiero precisar también que discutiré temas que pueden resultar delicados para ciertas personas como suicidio, violencia sexual y secuestros. Dicho esto, en esta entrada haré un análisis de la manera en la que Life Is Strange retrata la violencia contra las mujeres y como representa a las víctimas y a los agresores.

Comenzaré hablando acerca de los personajes femeninos que se ven afectados directa o indirectamente por la violencia ejercida por los personajes masculinos en el juego. Es al final del capítulo 4 que el misterio se revela y aprendemos que la persona detrás de los actos violentos contra las estudiantes de Blackwell es el venerado Mr. Jefferson, un renombrado y joven fotógrafo que parece ser un hombre amable y que además es considerado apuesto por la mayoría de las alumnas (Max admite en algún momento que regresó a Arcadia Bay para poder aprender de él). Resulta que su proceso de “creación artística” implicaba secuestrar, amordazar y drogar alumnas para tomarles fotografías mientras estaban semi-conscientes y poder capturar lo que él describe como un momento de inocencia perdida. Justo algo parecido es lo que le pasó a Rachel Amber, Kate Marshall y Max Caulfield, todas víctimas del profesor.

Primero me gustaría hablar de Kate Marsh y del bullying que sufre por parte de sus compañeros. Kate es una muchacha tímida y callada que al parecer obtiene muy buenas calificaciones pero que se nota severamente deprimida a lo largo del primer capítulo. [1] Aprendemos que Kate acudió a una de las infames fiestas del Vortex Club y que estando ahí, alguien la drogó y ahora hay un video viral que circula entre sus compañeros donde ella se encuentra fuera de sí por las drogas y besa a varios de sus compañeros. Para Kate el bullying y el slut-shaming (en español sería algo como “tachar de prostituta”) que le hacen sus compañeros por el video es sólo una parte de la presión; el video llega a los ojos de su familia extremadamente cristiana y Kate debe lidiar con el rechazo y la decepción que sienten sus parientes al considerar que se ha alejado de la religión que le enseñaron. Por algunos de los comentarios de Max, se intuye que a Kate la hostigaban por ser prudente y religiosa, hasta que se difundió el video y empezaron a hostigarla por exactamente lo contrario. 

Life is strange 1
© Dontnod Entertainment

La manera en los otros estudiantes tratan a Kate no hace más que evidenciar los comportamientos machistas que persisten en la Academia Blackwell (en este caso, Blackwell funciona como metáfora de la sociedad occidental). En primer lugar tenemos la culpa a la víctima. A pesar de que la mayoría sabía que Kate era tímida y muy religiosa, la culpan de lo sucedido con las drogas. Kate asegura que ella no eligió tomarlas sino que alguien más se las administró sin su conocimiento y, por supuesto, nadie se preocupa por verificar está información o encontrar al posible culpable sino que responsabilizan a Kate por sus acciones mientras estaba bajo el efecto de los estupefacientes. En segundo lugar, el video genera que la comunidad de Blackwell tache a Kate de prostituta (slut-shaming) y le envíe notas ridiculizantes e incluso amenazas. Poco importa aquí la búsqueda del culpable de drogarla, o que Kate insinúe que Nathan Prescott abusó sexualmente de ella. La culpa es de Kate por haber estado en la fiesta y son estás situaciones las que eventualmente la empujan al suicidio. (Max puede salvar o no a Kate pero esto depende de elegir los diálogos correctos, lo que deriva de cuánta atención se le haya prestado a la vida de Kate durante el juego). No suena nada lejos de la realidad.

Life is Strange 2
© Dontnod Entertainment

Otro personaje femenino que es víctima de la violencia machista de Arcadia Bay es Rachel Amber. Cuando empezamos el juego, Rachel se encuentra desaparecida y Max se entera de ello a través de los cientos de posters de persona perdida que se encuentran en las paredes de la academia y del pueblo. Toda la información que Max posee sobre Rachel la adquiere a través de lo que los otros dicen de ella y nunca de primera mano. Hay rumores de Rachel mantenía relaciones sexuales con Mr. Jefferson, otros la acusan de drogadicta por su amistad con Frank (el mayor proveedor de drogas de Arcadia Bay) y muchas gente dice que probablemente se fue a vivir a California como siempre habría dicho que haría; en pocas palabras, si algo malo le pasó, es su culpa. La realidad es que Nathan Prescott drogó a Rachel, en un intento de imitar las “hazañas artísticas” de Mr. Jefferson, y ella murió de una sobredosis, por lo que Nathan procedió a enterrarla en un depósito de chatarra. Otra vez, es un escenario que no se presenta como ficción para muchas mujeres o para muchas personas que han perdido seres queridos de esta manera. El juego está ambientado en un pequeño pueblo estadounidense, pero el escenario de la desaparición, los montones de posters de persona perdida, la desesperación de quienes la buscan y el cuerpo que probablemente nunca será encontrado se parecen mucho a la realidad que vivimos en México.

Life is strange 3
© Dontnod Entertainment

Ahora bien, para analizar la violencia que sufre Max es necesario comenzar a analizar a los perpetradores de dichos actos, en este caso Mr. Jefferson y Nathan Prescott. En cuanto a la trama detectivesca que se desarrolla en el juego, uno resulta ser el sospechoso más obvio y el otro la persona de la que nunca sospecharías. Este último es Mark Jefferson, un renombrado fotógrafo que decidió impartir clases en Blackwell, lo que muchos ven probablemente como un acto generoso al concentrarse en impartir sabiduría a los demás y no sólo en su arte. Mr. Jefferson es joven, apuesto y talentoso, por lo que se vuelve rápidamente una fuente de inspiración y enamoramiento para chicos y chicas que asisten a sus clases. En varias ocasiones se le ve teniendo conversaciones personales con alumnas pero esto lo atribuimos únicamente a su preocupación por el desarrollo académico de sus alumnos; a Max, por ejemplo, le recuerda constantemente que tiene que entregar una fotografía para un concurso y que es una gran oportunidad para empezar a llenar su currículum profesional. 

Life is strange 4
© Dontnod Entertainment

Aquí existen dos factores importantes, el primero es que Mr. Jefferson se aprovecha del poder que tiene sobre sus estudiantes para manipular y seducir jóvenes que sirvieran de modelos para una serie de fotografías en donde las drogaba y abusaba de ellas, con la intención de capturar la inocencia perdida. Las estudiantes con las que tiene más contacto son las que se vuelven víctimas directas de sus perversiones: se rumora que Rachel Amber era cercana a él, Kate Marsh era su asistente, Victoria y Max ganan el concurso de fotografía (en distintas realidades alternas). El segundo factor es que Mark Jefferson es un artista reconocido y admirado, Max pasa un buen rato del primer capítulo del juego admirando sus fotografías y observando su técnica y ejecución impecables. Su carisma, su profesionalismo y lo que parece ser un interés genuino hacen que sea imposible sospechar de él, ¿cómo un gran artista puede ser una mala persona? ¿cómo alguien que es capaz de capturar la belleza escondida del mundo con un par de clicks es capaz de cometer semejantes atrocidades? Damos un salto al 2019 y al movimiento MeToo.

Series como Mindhunter o la más reciente película sobre Ted Bundy  Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile (2019) han servido para ejemplificar que los psicópatas pueden pasar por personas normales, que pueden incluso ser miembros queridos y admirados de una comunidad. Mark Jefferson mantiene una fachada amigable ante el resto del mundo, pero resulta ser una persona abusiva, manipuladora, sádica y cruel, así como un asesino. La violencia que ejerce está dirigida enteramente hacía mujeres indefensas, que fotografía amarradas y drogadas, lo que refleja su necesidad de poder y control. Durante el final del cuarto capítulo de juego, Max es capturada por Jefferson y observamos de primera mano su “proceso artístico” y los resultados que produce. Max es quizá la más distinta de estos tres casos de mujeres violentadas en el juego porque es la única que logra escapar y denunciar a Jefferson, pero es a través de su experiencia que entendemos lo que sufrieron las otras dos. Francamente todas las escenas en el Cuarto oscuro, que es a donde Jefferson lleva a sus víctimas, resultan muy crudas y difíciles de presenciar. Al momento de jugar esa parte me aterraba pensar que eso podría pasarme a mí o a cualquier otra mujer, que en el mundo realmente existen sujetos que están así de enfermos o peor.

Life is strange 5
© Dontnod Entertainment

Como último punto y relacionado con hombres que ejercen violencia contra mujeres, me gustaría hablar un poco de Nathan Prescott, el adinerado hijo de uno de los empresarios más exitosos de Arcadia Bay. Aprendemos que Nathan es violento desde el principio del juego, cuando le dispara a Chloe en un baño de Blackwell; después; cuando Max entra al cuarto de Nathan buscando evidencia que lo vincule con la desaparición de Rachel Amber, se descubre que Nathan tiene graves problemas psicológicos, que toma medicamentos y que su papá lo presiona y no lo apoya. Son estas circunstancias las que llevaron a Nathan a encontrar una figura paterna sustituta en Jefferson, quien lo manipulaba para obtener dinero para sus proyectos fotográficos. Fue en un intento de imitar el “arte” de Jefferson que Nathan asesinó a Rachel. Ahora, con esto no quiero deslindar a Nathan de ninguna responsabilidad por los actos que cometió, sólo pretendo señalar que este es un ejemplo de la perpetuación de la violencia machista en la sociedad, y de cómo es algo que se aprende del mundo que nos rodea.

Life is strange 6
© Dontnod Entertainment

Life Is Strange logra crear una representación bastante realista de la violencia que se ejerce a diario en contra de las mujeres y nos permite ver que el machismo se extiende por todos los sectores de la sociedad, tanto en hombres como mujeres. Justo llamé a esta entrada “Un retrato de la violencia” porque me parece que llama la atención hacia problemas que existen en nuestra realidad y que son ignorados. Quizá era innecesario representar dicha violencia de manera tan explícita, pero me parece que es importante hablar de ella y reconocer que está ahí como un primer paso para comenzar a combatirla. 

Al final, me parece que el juego apunta a que la sororidad y el acompañamiento son las maneras en las que podemos protegernos entre nosotras. Max y Victoria logran superar su rivalidad (dicha rivalidad es también producto de una sociedad machista que dicta que las mujeres son la competencia de otras mujeres) y eso permite que la primera le advierta a la otra sobre los peligros de Mr. Jefferson. Existe también el caso de Kate, si se toman las decisiones correctas y se le presta atención y se acompaña a Kate en su dolor, se puede evitar su suicidio. No digo que la vida real sea exactamente así, claramente existen arquetipos y clichés dentro del juego, pero me gusta pensar que existe esperanza al saber no estamos solas.

LiFe is strange 7
© Dontnod Entertainment

 

Notas:

[1] Mucha de la información que tenemos sobre otros personajes la adquirimos a través de las intrusiones de Max, que observa los alrededores con atención y que se entromete en muchas situaciones.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s