The Neighbors’ Window (2019): El voyerismo como complejo de idealización

Por RJ Ramírez

El lingüista neerlandés Teun Van Dijk establece que hablamos de discurso en todo aquel uso de la lengua en situaciones concretas y sociales; esto nos permite hablar de una construcción multimedia. Entonces, podemos decir que los programas televisivos o las películas —por mencionar algunos— son una forma singular de discurso en el que factores como el contexto histórico, político o social influyen en entender lo que vemos. The Neighbors’ Window (2019) es un cortometraje escrito y dirigido por Marshall Curry, basado en una historia real. El trabajo fue presentado en abril del 2019 en el Festival de cine de Tribeca y ganó el Oscar a mejor cortometraje de acción en vivo en la pasada entrega de la Academia  de las Artes y Ciencias Cinematográficas.

La historia comienza con Alli debajo de una mesa, recogiendo la comida que se cayó. Al momento de pararse se golpea la cabeza y su esposo, Jacob, aparece, avisándole que sus hijos finalmente se han quedado dormidos. Alli y Jacob son un matrimonio maduro, que vive en un departamento en Brooklyn. Son padres de dos hijos y uno más que está por nacer. Sus vidas parecen cansadas por las obligaciones del matrimonio y dicha preocupación se vuelve más evidente cuando a través de la ventana ven que en el edificio de en frente una pareja veinteañera está teniendo relaciones sexuales, viviendo una vida libre que en el fondo anhelan. Aquella pareja les evoca una idea de perfección o felicidad, de la cual ellos carecen, o por lo menos eso creen.

5
© Marshall Curry Productions

Al poco tiempo la pareja discute por la dispareja repartición de los labores del hogar, el estrés que conlleva la responsabilidad de cuidar a los hijos y comparan todo esto con la forma de vida de sus vecinos, quienes parece que no se dan cuenta de que al otro lado hay personas viviendo. Alli comienza a prejuiciar la vida de sus vecinos. En medio de la discusión, ella le dice a su esposo:

—Mira, yo sé que ya no tengo 22 años. Estoy cansada todo el tiempo y mis pezones se sienten como si una piraña los hubiera estado mordiendo. Pero es desalentador cómo te cautivan.

—Espera un momento. No creo que yo sea el único cautivado.

En este diálogo nos podemos dar cuenta de que ambos aceptan que envidian la juventud de la otra pareja, espían  a sus vecinos no sólo por morbo sino también para escapar de la realidad. Ella se siente insegura de su cuerpo y él le aclara que no es la única que está pasando por un mal momento, a tal grado que empiezan a realizar una especie de voyerismo: ya no se conforman con lo que puedan ver a través de una ventana sin cortinas, sino que ahora usan binoculares para poder observar con mayor detalle a sus vecinos. El tiempo transcurre de forma espontánea, nace el bebé que esperaban y sus vidas continúan con una aparente pero engañosa realidad; de ahí se desprende un evento inesperado llevará a la familia a cruzar la barrera de la “simulación” y ver las cosas desde otra perspectiva.

the-neighbors-window-e1580896505941
© Marshall Curry Productions

La necesidad de no exponernos en un mundo donde lo privado parece no existir nos tienta a observar sin mayor remedio la vida de los demás, olvidándonos por momentos de las nuestras. Así es como aprovechamos que las actividades, deseos, y emociones de los otros nos ofrecen una forma de entretenimiento, una sutil forma de comparar nuestras vidas. Nos convertimos en seres vulnerables que buscan alcanzar lo que no poseen y en ocasiones ese cristal en el que vemos cómo retozan los demás nos retiene, impidiéndonos apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor. Este cortometraje es un trabajo cautivador con una historia realista y crítica que nos replantea el concepto actual de las parejas, la sexualidad, la juventud e incluso  la vida misma.

Probablemente los cortometrajes sean los productos audiovisuales que con menor frecuencia consumimos pero vale la pena estar pendiente en los festivales, en plataformas de streaming, cinetecas de nuestra ciudad o incluso en redes sociales para poder ver, estudiar y empatizar con el trabajo de otros y lo que éstos intentan decirnos o quizás lo que nosotros podemos interpretar acorde a nuestras propias lecturas.

RJ Ramírez

 

*Nota:

Pueden ver el cortometraje completo en el siguiente link: https://youtu.be/k1vCrsZ80M4

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s