Editorial XXIII: Comida

Mi relación con la comida siempre ha sido algo complicada. Normalmente se ve influida por mi estado de ánimo: tiendo a comer mejor cuando estoy feliz y a dejar de comer cuando estoy triste. Sin embargo, como muchas personas en este tiempo de cuarentena, he encontrado en la comida y en el proceso de prepararla una suerte de escape de la rutina y la soledad del encierro. Reflexionado un poco sobre la razón detrás de esto, creo que no cocinamos sólo porque es una actividad que requiere tiempo y nos ayuda a llenar los ratos de ocio y los días que parecen eternos, sino que las emociones y los significados que ligamos a ciertos platillos nos ayudan a lidiar mejor con el estrés emocional de la situación (la verdad no soy psicóloga y quizá Ratatouille ya había hablado sobre este mismo tema).

Justo con esto en mente, pienso también en el valor que los mexicanos le ponemos no sólo a los platillos en sí, sino al acto de comer, que para algunas personas se convierte en un algo casi ritual. Comemos en cumpleaños, bodas, reuniones y funerales; existe una platillo distinto, con un significado particular, para cada una de estas ocasiones. Incluso medimos el tiempo dependiendo de la comida que consumimos (chiles en nogada en septiembre, pan de muerto de noviembre, rosca de reyes en enero) y le damos de comer hasta a los muertos. La comida tiene significados colectivos pero también personales. Puede producir nostalgia al comer un plato de la infancia, felicidad al satisfacer un antojo, asco al probar ingredientes que nos disgustan, o incluso tristeza si se trata de un plato ligado a una persona que hace falta. Así como en los olores o en los rostros, imprimimos significados y recuerdos en los alimentos

En las ficciones encontramos todos estos aspectos de la comida quizá de manera más sutil. Un ejemplo que me viene a la mente es el capítulo de Gilmore Girls donde Lorelai y Rory asisten a cuatro cenas de Acción de gracias en un mismo día (comiendo una buena porción de cada platillo en cada una de ellas) porque pasar ese día con otra persona significa que es importante en tu vida y que la aprecias (quizá esto no lo entendamos tanto en México pero tiene mucha importancia para los estadounidenses).

Creo que la comida (o la falta de) es algo que tiene significado más allá de la necesidad alimenticia del cuerpo. Podemos comer cualquier cosa para sobrevivir, así como sobrevivimos al encierro, pero no es lo mismo que vivir. Es por esto que las recomendaciones de este mes girarán en torno a ficciones que tengan temas, símbolos y motivos relacionados con la comida.

R.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s