Editorial XXIV: Orgullo 2020

2020 ha sido un año demasiado caótico: junio marca ya la mitad del año y desde inicios de este, debido a la pandemia por la que atravesamos, tanto México como el mundo tuvieron que posponer las distintas marchas del orgullo LGBTQ+ por el peligro potencial que presentan las aglomeraciones para la salud de los asistentes. Así, como miembros de la comunidad antes mencionada no podemos dejar de tener en mente que, si bien “la marcha del orgullo” ―como se le reconoce coloquialmente― ha tomado tintes un tanto lúdicos y hasta comerciales, nuestros derechos humanos vinieron, y lo seguirán haciendo, lamentablemente, a costa de vidas, luchas y revueltas que hemos tenido que enfrentar por muchos años. Cincuenta años después de los disturbios en Stonewall en Nueva York en 1969, ahora más que nunca parece imperativo mantenerse autoconscientes de la importancia de la movilización para hacer visibles injusticias que hieren a la sociedad y más aún a grupos vulnerables.

Cabría también, como interseccionalistas, enmarcarnos como miembros activos de la sociedad mexicana e internacional con el respeto, amor, empatía y simpatía por todes aquelles que sufren de algún tipo de violencia hacia su persona y que buscan mantenerse con vida por el mayor tiempo posible mediante la toma de acción directa hacia los discursos y comportamientos machistas, misóginos y racistas hegemónicos. No podemos olvidar que nuestra lucha como miembros de la disidencia sexual e identitaria se ha visto coadyuvada por personas que interseccionan, precisamente, con la comunidad LGBTQ+ en luchas identitarias que van más allá de su identidad sexual, y es nuestro deber moral no menospreciar otras luchas y marchas que busquen la liberación de la opresión de grupos demográficos únicamente porque nos parecen violentas y dañinas hacia monumentos de aparente libertad nacional.[1]

Este mes en Inexistente, la editorial girará en torno a narrativas que retraten personajes principales pertenecientes a la comunidad LGBTQ+ como una revisión interseccional sobre objetos culturales que representen a personajes que van mucho más allá de una búsqueda por el amor. Esta búsqueda, claro, es más que válida (y creo que todes formamos parte de ella, eventualmente, o no); pero personalmente, me parece que existen narrativas contemporáneas que presentan acercamientos novedosos e ingeniosos a problemáticas que circunscriben a personajes LGBTQ+ en otros aspectos sociales mucho más complejos que tienen que ver más bien con la misma sociedad en la que se desarrollan directamente y no con la búsqueda y resolución de una potencial relación amorosa.

[1] Léase: señalar como miembros LGBTQ+ la lucha en contra del racismo en Estados Unidos como “válida” e “inspiradora” mientras que tachan la lucha feminista nacional como “inválida” cuando ambas buscan la revolución y el derrocamiento del sistema opresor por medio del levantamiento de las que se ven afectadas a diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s