Editorial XXV: Amistad

Algunos de mis primeros recuerdos de lecturas favoritas son dos libros que me dejaron leer en la primaria: Ambar en cuarto y sin su amigo (1995) y Juan, Julia y Jericó (1983). A diferencia de otros que teníamos que leer, estos dos los leía una y otra vez hasta el cansancio. Creo que lo que los hacía especiales era la forma tan bonita en la que representaban la amistad para mí en esos momentos. Sentía que las amistades eran algo realmente valioso, como una especie de lugar seguro para los involucrados y eso se ha quedado conmigo hasta estos días. Como una persona que cambiaba mucho de escuela en la primaria y que nunca ha sido particularmente buena para iniciar conversaciones creía que lo que narraban esos libritos era algo a lo que debía aspirar. Ambos me hacían pensar en lo bonito que sería tener amigos que vieras más allá de la escuela: hola, infancia sin ir a casa de tus amigos hasta que estabas en la secundaria. Desde entonces tuve una inclinación a disfrutar de narrativas que retratan amistades, puesto que creo que es uno de los temas más representados en los medios al lado de los romances. Creo firmemente que casi todas las formas de entretenimiento que consumimos pasan por este tema en algún punto. Sin embargo, más que nada en series y películas que salieron en los 90 e incluso hasta hace unos años, sentía que en gran medida la forma de presentar una relación amistosa tenía cosas bastante cuestionables, en especial en la manera en la que se relacionan los personajes femeninos. Para esta editorial me gustaría hablar sobre la complejidad de las relaciones afectivas que se dan en narraciones que giran en torno a la amistad.

Tuve tres razones principales para reflexionar un poco más a fondo sobre este tema para el mes. La primera: he visto mucho anime recientemente y noté algo a lo que nunca le había puesto mucha atención, como se representa la amistad entre personajes masculinos. En los dos animes que más he visto últimamente, Naruto y Boku No Hero Academy, el personaje principal masculino mantiene una relación que me parece muy interesante con otro personaje que dice ser su amigo. Ambos protagonistas quieren esforzarse para destacar y tienen una contraparte con motivos un tanto más oscuros que también quiere sobresalir. Esto los lleva a formar una relación con base en la competencia y el crecimiento personal, pero dichas contrapartes usualmente tienen una forma bastante agresiva de interactuar con los personajes principales. Estas amistades se forman a partir de la rivalidad y camaradería en situaciones de batalla en las que ambos deben cooperar para cumplir ciertas misiones peligrosas.

Segunda razón: la amistad entre Lila y Lenu en las novelas Napolitanas de Elena Ferrante. Desde que leí esta serie de novelas me enamoré del estilo y la escritura, pero me vi muy frustrada a lo largo de ellas debido a la amistad tan particular que tiene la narradora con la persona a la que llama su mejor amiga. Creo que si bien estas novelas están dentro de un contexto lleno de violencia, la forma de interactuar de estas mujeres en ocasiones parecía más motivada por competir entre ellas que por compartir experiencias y ayudarse mutuamente. Haciendo memoria de series como Pretty Little Liars, Gossip Girl e innumerables series populares con protagonistas mujeres me di cuenta que este también es un tema muy común. Me hizo pensar en la representación de amistades entre mujeres que en algún punto no intenten apuñalarse por la espalda y por qué ha sido tan poco común. A pesar de la complejidad de las relaciones afectivas, creo que en particular la saga Napolitana de Ferrante me hizo reflexionar sobre qué consideramos amistad y cómo en realidad no es algo tan sencillo como me lo mostraban los libros infantiles que tanto me gustaban.

Ambos puntos me llevan a la tercera razón por la que quise reflexionar sobre este tema, pues en los últimos meses me he acercado a la teoría del cuidado gracias a uno de mis profesores. Al analizar películas de Hayao Miyasaki nos dimos cuenta que muchas de las relaciones entre personajes en estas películas tienen que ver con el cuidado mutuo y quizá por eso estas películas me dejan con un sentimiento tan bonito cuando las veo. Al hacer que los personajes procuren a otros se crea una red de apoyo y crecimiento que si bien puede estar algo idealizada, creo que es algo que he puesto en práctica con mis amistades en estos años de “adultez”. Quizá por ello el contenido que gira en torno a amistades exitosas me parece más satisfactorio que narrativas de romance, por ejemplo. Me hizo pensar en mis sagas favoritas, como Harry Potter, que en su momento fue para mí (a pesar de sus muchas fallas) una representación de amistades muy bonitas en las que un personaje que siempre se sintió solo pudo conseguir una verdadera familia. O la trilogía de El señor de los anillos en la que la amistad y camaradería de los personajes es una de las razones por las que no puedo dejar de ver con mucho cariño esas películas. 

Pienso que en los últimos años la forma de representar amistades ha cambiado para bien y nos muestra un ejemplo más saludable sobre los lazos afectivos que establecemos con otros. Aunque muchas representaciones no sean perfectas pienso que nos hemos alejado poco a poco de las narrativas tóxicas y que con el tiempo niños y niñas podrán crecer con contenido que muestre que es válido alejarse de personas a las que apreciamos cuando su comportamiento nos resulta dañino.

Una de las escenas que más me dio esperanza últimamente en series populares fue el momento en la segunda temporada de Sex Education en la que las mujeres de la serie acompañan a Amy en su viaje en autobús para que pueda superar su miedo después de haber sido acosada sexualmente en el transporte público. Creo que muestras de solidaridad y actos de cuidado hacen que las narrativas a las que estamos expuestos nos muestren formas más saludables de interactuar entre nosotros. Sin embargo, sé que las relaciones entre seres humanos nunca dejarán de ser complejas y tener momentos de tensión, enojo, y todo aquello que nos hace seres humanos y, por  lo tanto, propensos a cometer errores.

Por eso me gustaría que nuestras recomendaciones sean acerca de las distintas formas en las que se manifiesta la amistad y por qué nos parecen o no interesantes en cuanto a la forma de demostrar afecto, cuidado y crecimiento de ambas partes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s