Rebeldía y mujeres en El laberinto del Fauno (2019)

Cuando era pequeña mis días consistían en fantasear constantemente con otras realidades, del tipo que hallaba en mis libros llenos de cuentos de hadas y mundos mágicos. Creaba múltiples historias en mi cabeza y soñaba con esos escenarios al punto que llegaba a dudar de mi realidad cuando despertaba de mis siestas. Quizá por eso cuando vi por primera vez la aclamada película El laberinto del Fauno de Guillermo del Toro, a pesar de la ambigüedad, no dudé que los elementos fantásticos que experimentaba la protagonista fueran reales. Hasta la fecha es una de mis películas favoritas y no deja de maravillarme y hacerme cuestionar la vida cada vez que la veo. Tiempo después me enteré que Guillermo del Toro y una de mis escritoras favoritas, Cornelia Funke colaboraron para adaptar El laberinto del Fauno a una pequeña novela ilustrada y casi pierdo la cabeza. Tanto la novela como la película tienen la misma trama general en la que Ofelia, una niña que ama los cuentos de hadas, parece encontrarse con criaturas mágicas al mudarse a una vieja casa en medio del bosque. Su madre, recién casada con despiadado militar español, espera un nuevo hijo y Ofelia parece resistirse a esta nueva vida llena de inminente violencia. En esta entrada quisiera reflexionar sobre la rebeldía y los personajes femeninos, pues creo que van de la mano en esta novela. Tanto Ofelia como Mercedes, el ama de llaves, están inscritas en esta micro sociedad que pretende subyugarlas e ignorar su existencia al mismo tiempo que espera completa obediencia y que cumplan con los estándares de feminidad que dicta la sociedad patriarcal. Me gustaría hablar sobre cómo estas mujeres lidian y se resisten a las circunstancias que les han impuesto, cada una a su manera, y gracias a los lazos que forman pueden sobrevivir en los peores momentos en esta historia de crecimiento entrelazada con el cuento de hadas. 

Esta novela entreteje numerosas historias que convergen en la historia del laberinto, que se encuentra fuera del nuevo hogar de Ofelia, y un mundo subterráneo en el que la magia es real. Dichas historias pertenecen al mundo fantástico en el que los eventos que consideraríamos sobrenaturales se perciben como parte de la realidad, mientras que la narración que se centra en la vida de Ofelia alega constantemente que la magia no existe realmente dentro de esta diégesis. En este sentido, dentro de la misma novela hay un gran conflicto entre “realidad” y fantasía que es parte del desarrollo de Ofelia y su rebeldía. La dualidad de la narración es un paralelo con la supuesta dualidad en la identidad de Ofelia. El Fauno asegura que ella es en realidad Moana, la princesa perdida del reino mágico, lo que la motiva a completar tres pruebas que demuestren que puede volver a donde pertenece. Ofelia, aún una niña, tiene gran fe en la veracidad de este relato pues el Fauno le da un libro que contiene su historia y ella cree firmemente en los cuentos que lee: “Su madre decía que lo cuentos de hadas no tienen nada que ver con el mundo, pero Ofelia sabía la verdad. Ellos le enseñaban todo sobre él” (del Toro y Funke). Sin embargo, estas pruebas (características de los cuentos de hadas y de la figura del héroe) implican desobedecer las estrictas reglas de su nuevo hogar. La novela se sitúa en la época de la guerra civil española, como se indica en numerosas ocasiones mencionando la gran desconfianza que existía en aquel entonces en España y la caza de los rebeldes revolucionarios por las fuerzas fascistas militares. Durante este tiempo de violencia, las mujeres parecen no tener agencia alguna en ningún tipo de espacio, especialmente cuando se trata de un contexto tan dominado por hombres como lo son las bases militares.

Carmen, la madre de Ofelia, vive aterrada de su nuevo esposo, el capitán Vidal, quien está al mando de la base militar que ahora es su nuevo hogar. Con el fin de encontrar estabilidad económica tras la muerte de su primer esposo, decide casarse con Vidal a pesar de que éste es un hombre sádico y cruel. Uno de los aspectos más duros de la novela se refleja en el embarazo de alto riesgo que Carmen sufre y cómo su marido simplemente se interesa por su hijo al punto de decirle al médico que está obligado a dar prioridad a la vida de ese niño sobre la de su esposa: 

Cita 1 El laberinto del fauno

La situación de Carmen es realmente dolorosa en la narrativa, pues es un reflejo de una sociedad en la que una mujer sola no tiene valor a menos que esté casada o en su función de parir hijos varones: “La madre de Ofelia no lo sabía, pero ella también creía en un cuento de hadas. Carmen Cardoso creía en el cuento más peligroso de todos: en el que un príncipe la salvaría” (del Toro y Funke). Debido a esta situación, la madre espera que Ofelia deje atrás su vida infantil y comience a afrontar la cruda realidad en la que viven, pero la niña se rehúsa a aceptar esta realidad (que la aleja del afecto de su madre y le muestra simplemente violencia) hasta el momento en que su madre muere dando a luz.

Por otro lado, en este ambiente masculino se encuentra Mercedes, el ama de llaves. Mercedes es una mujer que decide ponerse en riesgo al trabajar en la base con el fin de informar a los rebeldes que se oponen al régimen fascista pues su hermano menor, Pedro, es parte de ellos. En un mundo de desconfianza en el que presencia constantemente el sadismo de Vidal y sus hombres, Mercedes resiste a ese miedo con el afán de proteger a su familia: 

Cita 2 El laberinto del fauno

La voz narrativa señala que Mercedes se ve reflejada en la inocencia y la soledad de Ofelia, pues ella también tuvo sueños en su infancia y aprendió con las pérdidas que no podía mostrarse débil. A pesar del esfuerzo que hace por no acercarse demasiado a Ofelia, no puede evitar sentir afecto por ella y mostrarle compasión y sororidad: “Mercedes no estaba acostumbrada a abrazar a una niña, aunque seguía siendo lo suficientemente joven como para tener una. Cuando finalmente rodeó a Ofelia con los brazos, la ternura que sintió en el corazón la asustó. Era peligroso conmoverse en un mundo como ese” (del Toro y Funke). Creo que uno de los aspectos más valiosos en esta novela es cómo estos personajes femeninos crean un lazo en medio de la violencia que viven constantemente: “Ofelia evadió los ojos de su madre cuando Mercedes empujó la silla de ruedas al interior del cuarto de baño. Aún había en su rostro un rastro de orgullo, y una rebeldía de la que Mercedes no se había percatado antes” (del Toro y Funke). A diferencia de su madre, Ofelia resiste a sus circunstancias sin importarle encajar o no en el mundo que espera de ella una señorita callada y obediente, con lo que Mercedes, quien guarda recelosa el secreto de ser una especie de agente doble para los revolucionarios poniendo en riesgo su vida, ve reflejada en ella fuerza y al mismo tiempo puede sentir gran empatía por una niña cuya vida se ha caído en pedazos:

Cita 3 El laberinto del fauno

Es notable que Mercedes señale una de las pocas ventajas que tiene la soberbia masculina en lo que compete a la invisibilidad y subestimación de la mujer. Al ser tratada como un objeto más en la casa que solamente sirve para atender a Vidal, este no sospecha de ella hasta el último momento, pues su presencia parecía ser insignificante en las reuniones militares y le permitía recolectar información sin ser detectada mientras atendía a los miembros del ejército.

Cita 4 El laberinto del fauno

La dualidad de Ofelia, creo yo, se centra en su rebeldía, al no comportarse como esperan que lo haga y dejar atrás sus creencias, que si bien puede parecer una especie de capricho infantil creo que funciona en esta novela como parte de su heroísmo: “Al ponerse los zapatos y seguir al hada fuera de la casa en medio de la noche, el corazón de Ofelia seguía sin miedo” (del Toro y Funke). La forma en la que Ofelia no puede acatar de forma correcta todas las pruebas del Fauno, hasta cierto punto demuestra también su propia fortaleza y personalidad: a pesar de sus errores y pensamientos infantiles, demuestra que su fe en algo mejor puede más que cualquier cosa. Mientras que su madre se deteriora más y más durante el embarazo, la niña llega a resentir a su hermano aún no nacido. Cuando su madre muere en el parto Ofelia siente desprecio hacia ese ser que le ha arrebatado a su madre; a pesar de ello, se niega a hacerle daño aunque eso implique perder su lugar en el mundo subterráneo para siempre, como lo expresa el Fauno. Ofelia decide no entregar a su hermano a ninguno de los personajes masculinos, ni a Vidal quien sabe que es un hombre cruel ni a quién le ha prometido todo lo que siempre soñó, incluso si esto le cuesta la vida. Al final es ese acto de amor y sacrificio es lo que le permite la entrada a su verdadero hogar en el reino mágico que la había esperado desde hacía tantos años. Esta novela culmina con el motivo del cuento de hadas del regreso del héroe así como con el desarrollo de Ofelia de niña a una joven madura.

Pienso que esta novela trata a los personajes femeninos de manera interesante al tener una variedad en el rango de edades y sus situaciones. Si bien la trama se centra en Ofelia, quien está en esa transición de ser una niña a una joven mujer, la voz narrativa omnisciente nos permite el acceso a los pensamientos de Carmen y Mercedes quienes tratan de hacer lo mejor que pueden para asegurar su supervivencia y la de aquellos que aman. Sin embargo, me parece que a estas mujeres las conecta sobre todo la idea del sacrificio, lo cual me parece un lugar común e incluso esperado de los personajes femeninos en las narrativas y no siempre estoy de acuerdo con que estén asociados. Me parece que si bien estas mujeres demuestran gran valentía ante su entorno, la idea de que una mujer debe ser fuerte por otros me parece un poco problemática porque siento que puede caer en encasillar a las mujeres en papel de cuidadoras. En esta novela quizá se desarrolla de mejor forma puesto que en el contexto político de la Guerra Civil funciona tener personajes que estén dispuestos a sacrificarse por otros como también lo demuestran los soldados revolucionarios quienes a pesar de ser torturados no revelan la ubicación de sus compañeros.

Esta novela entrelaza de manera muy hermosa la narrativa fantástica con un contexto altamente violento y mucho más verosímil en el que la fuerza de los personajes femeninos destaca por sobre muchos otros temas y demuestra que sus ideales pueden tener grandes impactos en el mundo. 

 

Toro, Guillermo del y Funke, Cornelia. El laberinto del Fauno. Nueva York: Katherine Tegen Books, 2019. Ebook.

Un comentario en “Rebeldía y mujeres en El laberinto del Fauno (2019)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s