Editorial XXVIII: Personajes secundarios

Ya había pensado en escribir sobre personajes secundarios en editoriales pasadas, pero la idea no acababa de concretarse en mi cabeza y preferí dedicarme a hablar de otros temas. Hace unas semanas empecé a leer La comunidad del anillo (1954) con la esperanza de terminarlo exitosamente por primera vez en la vida (cuando tenía unos 11 años intenté leer la trilogía y fracasé porque encontraba las descripciones muy largas y aburridas). Si bien estoy avanzado muy lento porque la cuarentena ha arruinado mi capacidad de leer libros, he estado pensando en cómo Samwise Gamgee es verdaderamente un personaje increíble. Obviamente hablo desde la perspectiva que tengo al sólo haber visto las películas, pero me parece que la destrucción del anillo no hubiera sido posible sin él. Sí, Frodo es el héroe de la saga y no sólo Sam le ayudó a cumplir la misión pero, si Sam no hubiera estado ahí en el momento en que Frodo estaba a punto de ser consumido totalmente por las fuerzas oscuras del anillo, no habrían logrado destruirlo.

Claramente estoy simplificando demasiado la trama de la saga y obviando el sacrificio y el esfuerzo de muchos otros personajes. Lo que quiero decir es que los personajes secundarios emprenden travesías propias que los llevan a cambiar y a crecer, aunque la luz de los reflectores no se concentre en ellos.

En el cuento “The Resident”, de Carmen Maria Machado, la narradora habla sobre cómo, cuando era niña, se pasó el campamento de verano enferma y en su cabaña mientras las otras niñas se divertían y dice que se sentía como si fuera el personaje secundario de su propia historia, porque toda la acción estaba pasando sin que ella estuviera presente. Justo esto me hizo pensar que hay historias que quizá nos estamos perdiendo porque pasan durante momentos que no son espectaculares ni épicos.

Las narraciones usualmente están diseñadas para contar una historia en particular, desde una perspectiva específica, pero todos los hilos secundarios que las componen no están ahí sin razón. Es por eso que este mes las recomendaciones girarán en torno a ficciones que contengan personajes secundarios que amemos y admiremos, personajes que viven historias y viajes relevantes pero que quizá se ven un poco eclipsados por aquellas del protagonista.

Al final, creo que pasa como en la vida: todos somos personajes secundarios de alguna historia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s