Lo Camp y lo grotesco en Color Out of Space (2019)

Ahhh, lo Camp… Una estética tan esquiva como una “celebridad” tratando de entender un ensayo de catorce cuartillas para seguir adecuadamente el código de vestimenta de una gala en el MET de Nueva York. Quizás Susan Sontag nunca se imaginó que “celebridades” tuvieran que leer su ensayo “Notas sobre lo ‘Camp’” para asistir al evento más selecto del mundo con atuendos tan mediocres que seguían muchas corrientes estéticas excepto la del Camp, pero si existe alguna certeza después de ese fiasco de pasarela, es que el Camp como una corriente estética sigue vivo. Tratar de describir lo Camp es esquivo, se trata —a la vez— de lo que es y lo que no es, de una incongruencia que ciertamente se puede percibir, pero muy pocas veces caracterizar o determinar con precisión por completo. Sobre la configuración de lo Camp, Sontag dice al inicio de su ensayo que:

Una sensibilidad (en tanto es algo diferente de una idea) constituye uno de los temas más difíciles de tratar; pero hay razones específicas por las que lo camp, en particular, nunca ha sido discutido. No es un modo natural de sensibilidad, suponiendo que tal cosa exista. Es más, la esencia de lo camp es el amor a lo no natural: al artificio y la exageración. Y lo camp es esotérico: tiene algo de código privado, de símbolo de identidad incluso, entre pequeños círculos urbanos. (303)

De tal modo que, lo Camp es una estética que se va cultivando, de cierto modo, mediante los diferentes productos culturales a los que une tiene acceso y/o que va consumiendo, asimilándoles poco a poco hasta que se configura una identidad propia de lo camp en relación con dichos productos culturales. Pero es este modo “no natural” de artificio y exageración lo que nos deja conjugar la teoría de Sontag con una película que fácilmente se podría convertir en una de culto en pleno mundo pandémico; la adaptación fílmica homónima al cuento de H.P. Lovecraft, Color Out of Space.

©RLJE Films

Estrenada dentro del TIFF (Toronto International Film Festival) en 2019 pero liberada para audiencias en enero de 2020, Color Out of Space tiene prácticamente el mismo argumento que el cuento de Lovecraft: una familia vive en una casa dentro de las espesuras del bosque, cuando —de la nada— un meteorito de un color peculiar se impacta contra su propiedad y tiñe todo de una cromática indescriptible. Tanto esta adaptación dirigida por Richard Stanley como el cuento clásico del estadounidense se encuentran enmarcadas mediante la voz narrativa de un visitante que llega a Arkham y, finalmente, sobrevive a las terribles consecuencias que trae consigo el meteorito. Debo aclarar que este análisis no se centrará en la obra de Lovecraft ya que trataré el filme de Richard Stanley como un objeto cultural aparte donde lo camp toma fuerza a pesar y en favor del terror cósmico, pero tampoco ahondaré mucho en los detalles de la trama de la película porque busco traer atención al dinamismo del Camp. Ciertamente, la película está rodeada de un aura de terror cósmico que busca categorizar al filme dentro del género de terror para seguir la tradición de la obra de Lovecraft, pero más allá de propiciar miedo dentro del espectador, la estética construida genera que la audiencia perciba un dejo de incomodidad, exceso y grotesquidad que únicamente puede ser asociada a la estética camp por medio de algunas características que propone Sontag en su ensayo del 64. 

A lo largo del ensayo, Sontag enlista un total de cincuenta y ocho características o elementos que componen la estética Camp, de los cuales, he elegido tres como eje central para la discusión de Color Out of Space, y son los siguientes:

41. Lo único importante es destronar lo serio.

43. Lo camp introduce una nueva pauta: el artificio como ideal, la teatralidad.

46. El gusto camp trasciende la náusea de la réplica. (317)

El motivo para la elección de estos tres preceptos es porque creo que, a grandes rasgos, es lo que suscita el filme para el espectador y construye hasta finalmente edificarse en su totalidad como la última máxima de Sontag: “58. (…) [E]s bueno porque es horrible.

Iniciemos, pues, con la máxima número cuarenta y uno: “Lo único importante es destronar lo serio.” Durante los últimos años, ha existido dentro del género de terror en el cine una corriente de filmes que han reivindicado el terror como un género que puede ofrecer tramas atractivas que vengan de una corriente estética Gótica clásica, pero con elementos posmodernos que embellecen y resaltan la majestuosidad de sus historias. Filmes como: The VVitch, Mother!, Hereditary o incluso Us han recurrido a elementos totalmente pertenecientes a la tradición literaria gótica para reconfigurarlos y reescribirlos en un espectro posmoderno que sea atractivo para la cultura de masas que representa el cine el pleno siglo XXI. Elementos como la figura de la bruja, la mujer loca en el ático, el demonio o el döppelganger (el doble) son retomados de obras clásicas de la literatura para ser proyectadas en el celuloide, pero mantienen cierto nivel estético que lo categoriza dentro de la “alta cultura”. Estas figuras clásicas góticas son tratadas en tal sincronía con la cualidad de “alta cultura” de las obras base que, al ser posicionadas en un objeto audiovisual, mantienen las ansiedades con las que fueron creadas, permitiéndoles así ser consideradas obras serias, dignas de la crítica y del séptimo arte. No así con Color Out of Space que, de venir de una tradición igualmente clásica gótica a la que pertenece la literatura de H.P. Lovecraft, se le ha dado un tratamiento burdo a una trama que es completamente seria. La trama trata de la familia Gardner y cómo sufre los estragos de un acontecimiento extraterrestre sobrenatural, pero técnicamente hablando, el exceso de sangre, de criaturas mutantes y un tinte de color que ciertamente parece de video musical de Lady Gaga hacen que el posible impacto horrífico que pudiera tener se vea transformado en un espectáculo de efectos especiales que carecen de realismo con todo y que es una película de terror. Factor que está íntimamente conectado con la artificialidad y teatralidad, de la cual hablaré ahora.

         La máxima cuarenta y tres dice: “Lo camp introduce una nueva pauta: el artificio como ideal, la teatralidad.” Y es que, en los años sesenta, cuando Sontag escribía este ensayo, estaba floreciendo la estética posmoderna en la literatura, y con esto en mentalidad, pareciera que lo que la crítica busca profesar es que el artificio del arte —cine, teatro, baile, etc— en relación con lo Camp se alimenta de las tecnologías posmodernas para poder exacerbar la autoconsciencia de lo extra, “lo lúdico y lo antiserio”. Retomemos las criaturas mutantes, por ejemplo. Dentro del filme de Stanley, después de unos días hundiéndose en el terreno, el meteorito empieza a afectar la flora y, más notablemente, la fauna que la familia Gardner mantiene en su casa de estilo Victoriano, unas alpacas que el padre compró sólo porque sí. Lo único que deben saber sobre estas alpacas es que el padre las compró sin ningún motivo en específico, y no ayudan para la trama en ningún sentido. Estas alpacas, al entrar en contacto con la entidad que viene dentro del meteorito, empiezan a mutar y se convierten en unos seres bastante amorfos, como si se tratara de una masa amorfa con ojos, dientes y cuellos, pero habilidad motriz.

Trasladando la teatralidad y el artificio antes mencionado a un aspecto totalmente cinematográfico, se puede notar que la criatura descrita parece sacada de una película de terror de los años ochenta de bajo presupuesto. El destello que su piel presenta parece un tipo de viscosidad que solamente se ha visto en La tiendita del horror (1986), casi tanto como si fuera a un eco al cine B. No que alguno de estos efectos sea malo per se, pero en composición con el exceso de la casa Victoriana, las alpacas, y la baba, se genera cualquier otro sentimiento salvo el de terror. Aunado a estos efectos, y relacionado aún más con la teatralidad, tenemos a Nicolas Cage y su actuación digna de un episodio de The Office en cualquiera de sus versiones. Hay una escena donde se encuentra hablando con su hija, Lavinia —quien practica la Wicca—, y después de la joven decida tratar de escapar, Nathan Gardner (Nicolas Cage) comienza a gritarle tanto que pareciera que, en lugar de sentir terror por lo que está sucediendo con su familia muerta, pareciera que está sonriendo por lo absurdo de la situación. Incluso, su obsesión por consentir a su mujer, quien acaba de asimilar en un evento cósmico a su hijo más pequeño para convertirse en un insecto con cara de mujer, se vuelve risible y bastante grotesca al intentar dar a su propia hija como alimento para su recién renovada esposa.

          Finalmente, la última máxima que revisaremos será la cuarenta y seis, que dice: “El gusto camp trasciende la náusea de la réplica.” Parafraseando a Sontag, para lo Camp no existe temor al decir que se regocija de los objetos culturales creados para el consumo de masas. Ciertamente, es un tanto irónico que, en un año como este, cuando estamos resistiendo tantos sucesos socioculturales y de salud pública, haya tiempo para resignificar la obra de un notable autor racista con una película que tiene como único sobreviviente a un hombre negro personificado por un actor afroamericano queer. Pareciera que el director tomó el “es bueno porque es horrible” de Sontag y mezcló todo aquello que pudiera hacer de este filme una reintroducción del Camp al cine de Hollywood.

Para terminar esta divagación, Sontag comenta que si bien el Camp dentro de cualquier obra o expresión de arte es identificable por la audiencia, llega a ser complicado determinar con precisión cómo es que se compone algo Camp. Quizás y este acercamiento no sea el más crítico, pero en concordancia con Sontag, les invito a que vean Color Out of Space (2019) y nos comenten si ustedes creen que, siguiendo las características que da la crítica, pueden apreciar el Camp dentro del filme de Stanley. Qué mejor manera de empezar octubre.

Bibliografía

  • Sontag, Susan. “Notas sobre lo ‘Camp’” Alfaguara. Digital, PDF.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s